San Valentín: día nacional para tener sexo



Querido lector. Si usted tiene novia y piensa regalarle flores o chocolates el próximo 14 de febrero, por favor no pierda el tiempo leyendo esto y mejor done el 10% de su sueldo a una iglesia cualquiera, eso le hará más feliz. Si no sabe qué pasa este día, ha fracasado como internauta, como amigo y como amante. Es usted una vergüenza para nuestra patria. Si cumple años este día, será engañado con el regalo. Si piensa proponerle matrimonio a su pareja, mi más sentido pésame por estar tan engüevonado. Si tiene una entrevista de trabajo, llévele una rosa y un chocolate al tipo que será su jefe. Si tiene que ir a estudiar, escríbale una carta a su enamorada y recítesela en plena clase (asegúrese de hacer un vídeo y luego me lo envía). Si está solo y quiere conquistar a una chica, acá le diré cómo hacerlo. Si odia esta fecha porque se siente solo, córtese las venas. Si le da igual este día, probablemente se quede soltero y termine masturbándose en el baño del geriátrico con un infarto por culpa del viagra. 


Día de San Valentín. ¿Qué carajos es eso? ¿Por qué hay tantas parejas besándose, chocolates, flores y condones por ahí? ¿Por qué nadie me lo contó? ¡Esto está genial! Ahora tengo dos días, solo que ahora sin ese ridículo juego del amigo secreto. ¡Qué Maravilla! 14 de febrero ¡La mejor oportunidad para (acostarme con ella y tener sexo salvaje) decirle que la amo! Flores, chocolates en forma de corazones, un aroma dulce y parejas felices. El día perfecto para Romeo y Julieta. ¡Oh, el Amor, el Amor! como diría Pepe Le Pew.

Repasemos algo de historia porque soy mamerto. Para quienes no lo saben, este día se celebra desde la época del imperio romano. Claudio II prohibió que los jóvenes se casaran, porque pensaba que así lograría liberarlos de ataduras y convertirlos en mejores soldados. Pero como en toda época, llegó un rebelde, San Valentín, un sacerdote que no estaba de acuerdo con esta norma. Fracasó en el intento de ayudar a los jóvenes, lo mataron y le dieron el día en su honor. ¡Qué historia tan conmovedora! Los años pasaron y poco a poco, especialmente, en los países anglosajones se fue arraigando una tradición romántica. 


Hoy por hoy, para algunos, es un día comercial. Otros piensan que es una fecha ideal para demostrar amor. Para mí es una cínica e inocente mezcla de las dos. Y digo inocente, porque me parece una buena excusa para tener una noche erótica y sexual así sea justificada por un regalo. Flores, chocolates, condones y una celebración anglosajona... suena bonito. Pero hoy quiero contar lo que sucede en mi país. Algo que no puedo dejar pasar así como así. 


¡Bang! ¡directo al hipotálamo!



Soy colombiano y acá se celebra el 14 de febrero, porque nos hicieron creer que celebrar una fecha de allá nos convierte en gringos, que es lo mejor que nos pudo haber pasado; somos como los hijos que jamás reconocieron. Ya saben... por eso de que todo es mejor por allá y por estos lados todo está peor. Acá se celebra y es muy lógico, descendemos de una raza pura, la inglesa (bueno, en realidad no. Somos una mezcla de todo, un caldo revuelto, pero... eso es la misma vaina. Lo mejor es sentir que somos gringos). En Colombia muchos celebran el 14 de febrero; sería un acto horrible no honrar a nuestra patria hermosa, la del norte, esa de las estrellitas en la bandera. En este pueblito se celebra el Día de San Valentín porque podemos vender muchas flores y obviamente eso es lo que sostiene a la gran y poderosa economía colombiana. A demás hay muestras de afecto puro (sí, puro cuento pa'coger esta noche) y bueno... ¿Qué mejor forma de demostrarlo con flores, chocolates y tarjetas con lindos dibujitos? Pero no todos cuentan con la suerte de tener una pareja a quién regalarle flores. Para muchos, esta es una fecha deprimente producto de la soledad y la soltería en dieta (aclárese, soltería en dieta es no haber sentido en términos sexuales, cuerpo de mujer o de varón en un largo periodo de tiempo).  Y entonces aparecen, como acto de rebeldía pura y odio hacia Cupido, frases, publicaciones y estados por toda la red escritos por los "solteros por siempre". Los atormentados y castigados por Venus. Aquellos vírgenes que desean cariño y afecto. Pero ¿qué más da? ya viene siendo hora de enviarnos a nosotros mismos flores con bombones de chocolates, prepararnos una cena romántica y, de remate, una hermosa orgía con Manuela y Magnolia. Luna sabe de estas cosas.


Dicen que el amor no se puede comprar. Pagamos por sexo y pornografía, pero nunca por amor. Gastamos dinero en regalos para conquistar a esa persona que nos gusta y que altera nuestros niveles de dopamina, serotonina, oxitocina y demás hormonas que controlan nuestras emociones. Esta es otra razón por la cual debemos celebrar este día. Eso sí, use condón o solamente admita blowjobs, tengo un amigo, Juan Camilo, él sí que es experto en esos asuntos, o bueno, en realidad es la novia.

En fin. Tengo que admitir que comienzan a fastidiarme todos aquellos que critican esta fecha ¡Idiotas! se burlan solo porque no tienen a quién amar. Inmaduros, tontos, solterones e invertidos. Deberían respetar a todos aquellos que consideramos esta fecha como el día nacional, el día típico del sur de Gringolandia. A demás, deberíamos tener en cuenta que arriba celebran el 20 de septiembre en honor a nosotros. Para ellos es incluso más importante que el día de San Valentín. ¡Es obvio! ¿No han visto a todos esos estadounidenses dando flores y chocolates, tomando aguardiente y visitando moteles baratos  ese día? ¡Já! Se nota que no saben nada de fechas especiales. 


Como decía mi abuelita, ?cada loco con su costal? quien desee celebrar este día, puede hacerlo. Quien no quiera, no lo haga. Eso sí, reciba cuanto dulce y galguería le ofrezcan, y por supuesto, si de esta celebración depende una noche llena de lujuria y pasión, ni se le ocurra salir con excusas pendejas ni mucho menos se ponga a escribir un texto hablando sobre esta fecha. Lo mejor es que la invite a ver Cincuenta Sombras de Grey para luego proponerle una deliciosa sesión de palmadas. Ah, se me olvidaba, acá hay unas muy mojigatas que le dirán que no, que quieren llegar vírgenes al matrimonio. Paja entonces, mijo.


A propósito, si esperaba que le contara de alguna fórmula romántica para (acostarse) conquistar a la mujer de sus sueños, le recomiendo que primero consiga una gran fortuna, un Ferrari, una mansión, un traje de 10.000 dólares y créame... no necesita más. ¿Que eso es mentira? Ah, yo no sé, no conozco al primer multimillonario soltero. ¡Disculpen mi comentario! luego me tildan de machista y de sexista. 


Read more [...]

Dejaba de estirarme el caucho porque Dios me observaba desde su silla en el cielo



No suelo contar públicamente mis experiencias sexuales. En ocasiones salgo con algún chiste malo, de esos que tanto me gustan, refiriéndome a alguna anécdota o historia de un amigo, sin embargo, quienes me han escuchado hablar sobre sexo, uno de los temas que más me apasiona, saben que por lo general no doy nombres ni especificaciones. Hablo siempre en tercera persona y cambio los nombres por respeto a la intimidad de ella y la mía. Sin embargo, hoy voy a relatar lo que en alguna época me sucedió, por aquellos años de colegio,  que ahora recuerdo con gracia.


Estudié 12 años en un colegio católico, de esos que obligaban a rezar un padrenuestro al inicio de cada clase y dedican una hora a la semana para ir a misa. Yo era la clase de compañero que muy pocos tolera, no solo por mis comentarios inoportunos, sino por mi constante discurso religioso, mi arrogancia y sobre todo porque jamás fui de tener muchos amigos. Sí, sí. Lo admito, yo creía ciegamente en Dios y todo su poder. Era un fiel seguidor de su Hijo, la Virgen y el Espíritu Santo en forma de palomita; iba todos los domingos a la iglesia y como buen creyente, siempre descargaba mis problemas en los hombros del barbado que vive en el cielo.


Tenía unos 13 o 14 años. Cursaba el grado octavo. Mis compañeros tenían edades más o menos iguales y por culpa de las hormonas, el grupo en el que estaba era uno de los más conflictivos y difíciles de manejar, ¡estábamos creciendo! jolgorios por todos los lados y rebeldía en cada palabra que se pronunciaba. Ya aparecían las primeras marcas del vello facial y quien tenía bigote, por muy leve que fuera, era víctima de apodos y de burlas: el tres cejas, Doctor Zoidberg, Mario Bros, bigote de brocha, bigote de lulo y un montón más. Las conversaciones se cortaban por culpa de esos gallos agudos que cambian la voz. Pero lo que más recuerdo es a dos profesoras, Ana María y otra cuyo nombre olvidé. ¡Qué mujeres! la primera, chaparra y tetona ¡qué tetas Dios mío! ¡qué tetas! y tenía un trasero que provocaba los pensamientos más perversos que pueden pasar por la mente de un muchachito de 13 años. La segunda, ¡Viviana! así se llamaba ¡cómo olvidarla!  alta, delgada y con unas piernas   firmes, marcadas, deseables; hacían saltar a todo el salón cuando iba en falda y dejaba al descubierto sus pies, y digo que hacía saltar a todo el salón porque el colegio era masculino, o sea, solo estudian hombres. Pero volviendo a los pies: hermosos, excitantes. ¡Malditos fetiches de la pubertad! Hormonas, hormonas y solo hormonas se respiraba y transpiraba en esa época. Era muy común escuchar entre voces perdidas, las maravillosas experiencias sexuales del fin de semana. A los 14 años ellos tenían orgías novelescas con cuanta mujer conocían, en especial con Magnolia y Manuela, los  primeros amores de muchos. Dos lindas chicas que hasta hace poco, mi amiga María Antonia ignoraba inocentemente. ¡Qué época! ¡qué profesoras! ¡qué desmesura! ¿y por qué les estoy contando esto? ¡Ah, sí! por la masturbación, el tema central de este texto.


¡Oh, gran amiga! aquella que es mi mano derecha. Pan de cada día y el único remedio para conciliar el sueño. Una, dos y hasta tres veces al día se podía perder uno en recuerdos e imágenes mentales de aquellas profesoras ¡esas tetas! ¡esas piernas! ¡Oh, por Dios! todo un mundo de posibilidades para satisfacer la tensión sexual consecuencia de la pubertad. El salón vacío, ellas y yo, sobre el escritorio, a la vez ¡qué sueños! Sin embargo, en medio de mi fidelidad a Dios, había algo que me atormentaba, era inevitable. Castigado por la evolución y en la mira de una sociedad fanática y resentida, mis manos era satanizadas por todos aquellos mitos que ponían en duda mi integridad moral. Pelos en las manos, ¡qué cosa más horrible! acné, tembladera, ceguera y posesión demoniaca: todo era por culpa de la masturbación.


Era un muchachito con un bulto de ladrillos en la espalda. Un miserable ser humano arrastrándose y comiendo el polvo pecaminoso que la religión había puesto en mis actos. Estaba entre la espada y la pared, o mejor dicho, entre Dios y mis manos: por un lado, esa estúpida creencia religiosa y el moralismo extremo, por el otro, la inevitable pubertad que me ofrecía la posibilidad de sentir el placer que produce un orgasmo, aún cuando fuera por la paja. ¿Se imagina cómo me sentía yo, al momento de confesarme frente a un cura, y saber que debía decirle que había cometido actos impuros?  ¿Se imagina el cargo de consciencia tan grande que sentía después de haberme masturbado? Me sentía sucio, pecaminoso, una porquería. Y era mucho peor cuando se venía a mi mente esa sensación de ser observado y dejaba de estirarme el caucho porque Dios me observaba desde su silla en el cielo.  Recuerdo que en una ocasión el Padre William me dijo ?No puedo creer que el hijo de tan magníficos padres sea capaz de romper el lazo amoroso con Dios cometiendo semejante acto demoniaco y pervertido?. Esto me marcó; era el peor ser humano de este mundo, un vil lastre para esta sociedad. Pero tarde o temprano las hormonas volvían a subir, el deseo me vencía y terminaba haciendo solitos para luego arrepentirme.


Imagen extraída de: http://cienciaseminal.com/2013/07/08/sexologo-demuestra-correlacion-entre-la-masturbacion-compulsiva-y-la-falta-de-sentido-del-humor/

No olvido aquella vez cuando le pregunté a mi profesor de religión por qué era pecado la masturbación, y su respuesta fue simple: ?es un acto egoísta, donde se busca solo el autoplacer? claro, siendo un siervo del Todopoderoso, asentí sin reproche. Unos años después me hice algunas preguntas: ¿Significa que debo anteponer el resto de la sociedad, el resto de los humanos, sobre MI cuerpo, MI sexualidad y la posibilidad que tengo de sentir placer? Y si así fuera, ¿entonces por qué carajos es pecado el sexo antes del matrimonio? Es decir, no puedo disfrutar del sexo responsablemente con otra persona ni tampoco puedo masturbarme porque es egoísta. ¿Cómo alguien puede pensar que esto tiene sentido? ¡Qué estúpido!  No logro comprender cómo logran desligar la parte sexual del humano. No hay drama con aquellos que practican la abstención por alguna decisión personal, pero ¿por qué tienen que juzgar y tratar de dañar moralmente a aquellos que disfrutan conscientemente de su sexualidad? ¿Por qué se empeñan en satanizar el sexo? ¿por qué sesgan a los homosexuales, lesbianas, bisexuales o incluso a aquellas mujeres que simplemente quieren disfrutar del placer de un orgasmo? imponer un peso moral sobre la sexualidad solo limita la capacidad de goce y sin dudas trae problemas y represiones.


El Ser Humano es un animal totalmente sexuado; el sexo es inherente a su vida y desarrollo como sujeto. Muchísimos autores han tratado el tema de la represión y sus consecuencias en las diferentes extensiones del hombre. La historia demuestra que los pueblos que han tenido educación sexual basada en la responsabilidad y el goce, han tenido menos índices de embarazos no deseados, abortos e infecciones de transmisión sexual. Toda persona de este planeta, sin importar su orientación sexual, sin importar sus gustos, tiene el derecho a disfrutar de su sexualidad con la única obligación de ser responsable. Es algo natural, que se conjuga con el concepto de hombre como ser vivo y social. Y por fortuna de quienes defendemos a toda costa la sexualidad y para desgracia de la religión, en condiciones sanas, jamás se podrá suprimir la parte sexual del humano. Lamento inmensamente que mucha personas repriman su sexualidad, espero que no siempre sea así.


¡Qué tetas por Dios! es que aún las recuerdo y me ponen tieso. ¡Ay, y esas piernas! vea, ¿si ve? ahora me toca ir al baño.




"¿Que el sexo prematrimonial es pecado? No existe el sexo premarital si no tienes intenciones de casarte."

Matt Barry





Tw: @DrRascawillie 

Read more [...]

Se dice que las mujeres son PUTAS incluso antes de nacer



?[?] todo el mundo dice que somos las puticas... Yo, por ejemplo, siento que ya no soy persona... me tocó esto y no hay nada que hacer?. Testimonio de una niña de 15 años que por desgracia (y la voluntad de Dios) terminó en el mundo de la prostitución.


Hace poco hubo una noticia muy ruidosa en Colombia sobre una práctica sexual entre jóvenes. ?La ruleta? un juego popular que consiste en formar un círculo de mujeres mientras hombres -que bailan en el centro- las penetran al ritmo de la música y van rotando; quien eyacule pierde, así, el ganador será el tipo que más tiempo resista. Y resulta obvio que haya sido titular; cualquier noticia que involucre la palabra ?sexo? vende. No se puede hablar de eso, pero si nos dan un papayazo ¡Bang! Morbo y amarillismo ¡Jóvenes pervertidos! Y cualquier otro término peyorativo. Me da por pensar que quienes comenzaron con el escándalo fueron ancianos. Ellos porque sienten envidia al ver a esos jóvenes vigorosos con sus erecciones rígidas y potentes. Ellas porque saben que nadie les haría el favor (aunque hay gente pa? todo) de explorar en aquel lugar donde rara vez llega la luz del sol.

Al comienzo quise hacer un análisis psicosocial sobre esta práctica tratando de encontrar alguna relación entre la represión sexual y ese conservatismo nauseabundo que se respira en este país. Pero hubo un acontecimiento que cambió el rumbo de mi pequeña investigación. Conocí a dos paisas, Yenni y Monica, residentes en Medellín. Les pregunté sobre el tema y sorprendentemente  me dijeron que no tenían mucho conocimiento al respecto y que apenas  se habían enterado del escándalo por televisión. Aseguran que no es tan ?popular? como lo hicieron ver (confirmando una vez más el amarillismo que manejan los canales colombianos). Era más bien ?según ellas- un juego que pudo haber sucedido  dos o tres veces entre algunos adolescentes y a partir de esto se armó toda la parodia, que en lo personal me pareció muy dramática y cirquera. Lo que más gracia me causó fue que en medio de la tragedia que formaron, el titular decía ?juego en donde ni siquiera saben quién es el padre? Como si lo único o lo más importante del asunto fuera el anonimato del futuro papá ¡estos medios de comunicación siempre tan preocupados por el futuro de los niños con familias disfuncionales!

Días después salió una crónica sobre unas niñas involucradas en prostitución con mineros en Segovia. Bastante delicado el tema ya que involucra abusos sexuales y otros delitos de lesa humanidad; un texto difícil de digerir (Ver noticia aquí). Y como vivimos en el país del sagrado corazón, donde todo es un circo y una parodia del más grueso y repugnante humor, sale el alcalde, Jonhy Alexis Castrillón diciendo que ?en el pueblo no hay prostitución porque las mujeres son muy calientes y no necesitan que les paguen?  ¡Ayyy qué rico!

Y después me puse a leer noticias relacionadas en busca de algún patrón o una señal que me permitiera hacer una buena crítica. Fue allí donde descubrí que en Colombia las mujeres o son esclavas del hogar o son unas degeneradas. ¡Putas! de la misma calaña que los maricones y los oscuros (aclarando ante todo que en este país no existe la homofobia ni el racismo; si usted llega a ver algún acto discriminatorio, recuerde que es producto de su imaginación). La culpa de todo la tienen ellas, que incitan y provocan a los hombres. Sobre todo si se permiten cierto grado de libertad sexual ¡eso sí es el colmo! La mujer que disfruta de su sexualidad es tildada de furcia y zorra; si hoy tiene relaciones sexuales con un hombre, es una mujer fácil y una ramera. Si en una semana se acuesta con otro hombre entonces es una reputa. Y si en dos semanas se acuesta con otro hombre diferente, ¿cuánto cuesta? Y esa es la razón del título de este texto; la mujer es una puta incluso antes de nacer, por eso hay que encontrar la manera  de reprimir esa parte natural del ella. No se puede permitir que ella piense, hable o desee ?cualquier cosa relacionada con- sexo. Hay que hacerle una ablación mental (para desgracia de algunos, la del clítoris está prohibida? excepto si hace parte de alguna comunidad indígena ?porque a ellos hay que protegerlos, respetarles sus derechos y todo eso-). Cuántas veces he escuchado la misma frase, ?póngale cuidado a esa niña que dentro de poquito termina embarazada? ¡son ellas! Solo ellas tienen la culpa. La mujer ha sufrido el peso de una sociedad machista, en donde se educa a las niñas para que no sean violadas en vez de educar al niño para que no viole (Acá llegan los genetistas, algunos religiosos,  a decir que los violadores tiene un gen violador). La sociedad está tan reprimida que ahora parece un cúmulo de enfermos que solo buscan satanizar el sexo y siempre negar la posibilidad al resto de disfrutar sanamente de la sexualidad.

Y  acá quiero aclarar que otra de las intensiones del escrito es tratar un tema más peligroso y delicado: la educación sexual, que en Colombia ha sido manoseada, pervertida y golpeada; es un tema prostituido y deformado por un moralismo asqueroso defendido por algunos homofóbicos y reprimidos que se sientan cómodamente en las sillas del congreso, senado - o cualquier otra estancia de la corrupción- y que tienen como objetivo castrar a toda esta manada de sujetos liberales, progresistas o gente del común que busca defender las libertades y derechos fundamentales. No se puede permitir que estos expositores excrementales sigan haciendo del congreso una iglesia. Cómo sería de diferente este país si personas como el HP (Honorario Parlamentario) de "Don Lein" aceptara públicamente su adicción a la sodomía  y su problema de disfunción eréctil.

No pienso desgastarme contando sobre la infinidad de estudios y tratados que se han escrito acerca de la importancia de la educación sexual (no solo durante la pubertad sino durante toda la vida) porque sé que ni eso ayudaría a cambiar el pensamiento conservador y moralista de algunos. Admito que mientras escribía este texto, logré exaltarme y  se me antojaba una especie de ira al recordar las sandeces y miles de tonterías que he escuchado sobre el tema. ¿A quién se le ocurre dar clases de educación sexual y salud reproductiva? ¡Solo a los pervertidos, morbosos e invertidos! No se le puede abrir los ojos a una vacaeso sería incitarlos a que tenga relaciones sexuales a temprana edad  ¡qué horror!

 La falta de educación sexual está directamente relacionada con embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual  y abortos. Si a un joven se le educa para que cuide su cuerpo, respete su integridad y disfrute responsablemente de su sexualidad, sin ninguna duda, tendrá consciencia a la hora de tener relaciones y será consecuente con sus decisiones. Pero en Colombia se maneja una doble moral (en todo). Por una parte se prohíbe hablar de sexo y se coarta la libre expresión de la sexualidad; por otro lado, las niñas en navidad reciben de regalo bebés, cocinas y lavadoras. Pero eso es muy lógico, hay que enseñarlas desde chiquitas para qué es lo único que sirven: ser esclavas de la casa y complacer a su marido, ¿para qué más puede servir una mujer?  Al niño se le dan carros, balones y figuras de acción, porque eso es de varones. A las niñas hay que darles una muñeca perfecta y comenzar a moldear su mente para aquel estereotipo, ¡y eso que en el mejor de los casos!


Se nos educa para avergonzarnos de nuestro cuerpo; es inmoral mostrar nuestras partes íntimas, porque esa es una zona sucia y prohibida. Las palabras pene, vagina, condón y penetración han sido borradas del diccionario coloquial colombiano. Se prohíbe tener relaciones sexuales porque es un atentado contra la integridad del humano, pero también está prohibida la masturbación porque es ?un acto egoísta? Así que la única solución es reprimir todos esos deseos. ¡Pobre de la mujer que sea lesbiana! Ella sí tendrá que soportar muchos más desprecios (aunque será la inspiración de muchas pajas del tipo que se imagina haciendo un trío o del macho muy macho que sería capaz de hacerla cambiar de orientación)
Yo quiero darles un consejo a todas las mujeres mayores que lean este artículo. Si usted señora, es una reprimida sexual que agarra una cruz y reza cuando siente deseos, ¿por qué no se corta las venas? deje de reprimir a las demás mujeres; si tiene un marido que le da un pésimo sexo, entonces consígase a otro pero no se convierta en una represora. Es más, si lo que busca es a un hombre joven que le haga ver las estrellas con un orgasmo, tengo un par de amigos que pueden ayudarle con eso, estoy seguro que Don Luis no se negaría.

El error de muchos padres es olvidarse de lo que ellos vivieron, de todos esos cambios fisiológicos por los que pasaron. Uno a la edad de 15 años, con una sobredosis de hormonas y en plena pubertad, solo quiere meterlo en donde sea. El peso social y ese cargo de consciencia se mezclan con la represión y se convierte en una bomba de tiempo. Cuando llegue el momento, no hay regla, norma o ley que detenga lo que se aproxima. ¡Es muy obvio! Y parece que algunos se han puesto una venda en los ojos a propósito. Por naturaleza, lo prohibido es lo más atractivo. Las niñas que más han sido sobreprotegidas son las primeras en caer y lo sé porque en algún tiempo tuve amigas que pasaron por esto y que ahora son unas putas.
Imagínese una joven que a los 15 años quiso explorar y sentir los placeres que brinda el buen sexo; y por cualquier razón quedó en embarazo. He aquí el primer problema: embarazo no planeado y en la mayoría de los casos, no deseado. El miedo se apodera de ella y decide abortar, entonces se presenta el segundo problema: en Colombia el aborto no es legal del todo, lo que significa que esta niña se practicará uno de forma insegura y peligrosa. Entonces, ¿no es la falta de educación sexual el primer factor que contribuye a problemáticas como el embarazo no deseado y el aborto? Una niña que se eduque para que respete su integridad y disfrute responsablemente del sexo, es una mujer con muchísimas menos probabilidades de que cometa el error de acostarse con un hombre sin protección o sin estar consciente de lo que hace. Sé que más de uno no estará de acuerdo y lo entiendo perfectamente, porque ?como decía Erykah Badu-  ?la gente está incómoda con la sexualidad que no es para consumo masculino?

Siempre he sido un crítico de los artículos largos (porque sé que en Colombia no los leen)  y por alguna razón, este fue un poco extenso. Ojalá leer y escribir fuera tan popular como ?Colombia tiene talento? o tan rentable como hacer una novela sobre paramilitares. ¡Qué le vamos a hacer! Hasta rezar es más común que leer. ¿Será que por eso hay tanto creyente y tan poco crítico?

Finalmente, a la mujer le doy un consejo: disfrute del sexo, mastúrbese, conozca su cuerpo ¡explórelo!  Sienta, grite, gima, ríase, dóblese, salte, rasguñe, respire profundo y siempre sea responsable. No se avergüence de su cuerpo y cuando quiera tener sexo hágalo con tanta pasión como pueda; eso sí,  a todo hombre mal polvo muérdale un testículo y riegue el chisme ¡pa? que se componga!


Tw: @DrRascawillie
Read more [...]

A los pobres hay que envenenarlos


?Para solucionar el hambre y la pobreza, cómase a un pobre?
Graffiti en alguna pared de Bogotá.

Cuando dije que las mujeres son putas incluso antes de nacer, no quería con ello, decir que son el único problema que aqueja al mundo. Para muchas personas, los humanos de color diferente al blanco o rosadito y ese sarcoma social de méndigos, zarrapastrosos y desechables, son una infamia de la naturaleza que debería desaparecer para mejorar la especie homo sapiens.

Hace un par de meses, algunos portales en Internet, revistas y periódicos de todo el mundo publicaron la jocosa -a mi parecer- noticia de la propuesta que hizo Gina Rinehart, la mujer más rica del mundo. Ella quiere esterilizar a las personas de bajos recursos para lograr que la sociedad australiana progrese. Y no es la primera vez que hace comentarios en contra de las personas a las que ella llama pobres. (Ver noticia aquí). Esta señora gorda (que no tiene porqué preocuparse por el físico ya que tiene el dinero suficiente para pagarle a un muchacho con erecciones fuertes que logre hacerla gritar y ver las estrellas con un orgasmo) es el claro ejemplo del hombre contemporáneo, el que siempre lucha por el bienestar de todos y el progreso del mundo.

Sin embargo, me es imposible compartir la idea que Rinehart tiene, sobretodo porque creo que a los pobres no solo hay que castrarlos sino envenenarlos; hay que evitar a toda costa que se reproduzcan y a la vez acelerar el proceso de extinción. ¿A quién carajos se le ocurre defender a esos méndigos? Solo entorpecen el paisaje, generan malos olores y son los responsables de la contaminación global; la mayoría son violadores, pervertidos, ladrones, estafadores y analfabetas. Está claro que sin ellos la humanidad podría progresar, dejando atrás las hambrunas, disminuyendo la sobrepoblación y acabando con el estigma social. El dinero invertido en el veneno se recuperaría fácilmente, Estados Unidos tiene experiencia en eso de envenenar a la gente. Aunque recientemente se me ocurrió proponerle al Presidente Santos que incluya a estos entes en los tratados de libre comercio que tanto nos benefician; por cada pobre, que podría convertirse en un esclavo, podrían darnos unas cuantas libras de maíz transgénico. ¿Alguien sabe en dónde puedo hacer esta tentadora propuesta? Estoy seguro que más de un multimillonario, de la misma clase que la australiana, me apoyaría.

Cada año se publican estadísticas haciendo referencia a las ganancias que los hombres más ricos del mundo obtuvieron ?Tantos multimillonarios ganaron lo suficiente para acabar con el hambre del mundo 4 veces? suele ser consigna sagrada en esos artículos. Esto resulta muy cómico porque, en primer lugar, la noticia no logra convencer a los ricos para que donen el dinero y salven a la humanidad; en segundo lugar, esta clase de estadísticas no trascienden ni se vuelven tema de discusión popular. Y en tercer lugar, porque los pobres, afortunadamente, no tiene acceso a este tipo de información. Para nadie es un secreto que la pobreza se ha extendido a lo largo de todo el mundo; unos países sufren más que otros. Yo nací en el tercer país más desigual del planeta y la situación es crítica.

En esta República-Norteamericana-Cafetera llamada Colombia, la pobreza es un cáncer; de los más asquerosos;  de esos que hacen metástasis y poco a poco van consumiendo la vida de este pueblo y se vuelve mayor la desgracia cuando se es mujer o de piel oscura. Varios personajes han dicho que esta enfermedad hace parte del día a día de algunas personas, unas inocentes y otras por simple convicción espiritual, y en ocasiones algún Honorario Parlamentario  termina por lanzar alguna afrenta contra esa gentuza. Tal es el caso del dignísimo Ex Diputado de Antioquia, Mesa Cadavid quien, muy acertadamente, expresó ?Meterle plata al Chocó es como meterle perfume a un bollo? No estoy de acuerdo que los recursos de Antioquia se metan en nada, ni al Chocó ni a nada?.  En Colombia ser pobre es un castigo y acá hay más de 15 millones de condenados.

Curiosamente, medir la pobreza no es tan difícil cuando se vive en un país como este; es simple cuestión de números. Si una familia gana más de 300.000 pesos por mes (cerca de 150 dólares), deja de estar en lo que se considera miseria; si gana el doble deja de ser pobre ¡Así de fácil! sin embargo, hace varios meses el Departamento de Planeación Nacional realizó nuevas mediciones y propuso que si una familia gana 190.000 pesos al mes, dejaría de ser pobre. Cínicamente, los defensores de la expuesta, ganan alrededor de 10.000.000 de pesos.  

Seamos realistas;  los pobres son un espectáculo; son una especie de payasos que pertenecen a este país, que en últimas, no es más que un circo de mala muerte, más malo que cualquier putiadero de mi ciudad. (¿Putiadero? ¿Cómo así? ¿Acaso hay cosas como esas en esta ciudad tan conservadora y perfecta?). Los pobres nos causan risa; eso de que nos conmueven el corazón y nos producen lástima es pura paja. Ya lo he dicho, el amarillismo y el morbo venden, por eso las putas, los pobres y los oscuritos hacen parte del folclore de Colombia, aunque últimamente los borrachos también han entrado al elenco de los comediantes, resultaron ser personas que dejan cuadripléjicas, matan a otras inocentes y luego quedan libres; por otro lado, un tipo pasa 9 años en la cárcel por robarse un mísero cubo de caldo de gallina. Así es la Justicia  colombiana.

Los pobres tienen comportamientos similares que los caracterizan. Si algo he notado en el tiempo en el que he desarrollado labores comunitarias, es que están llenos de hijos. Son pobres pero con mucha energía sexual. Parecen conejitos y, por desgracia, sin preservativos.  No tienen dinero para comprar un condón y dado que desconocen que la planificación es gratuita, comienzan a pulular niños y niñas en las mismas condiciones de pobreza. Jamás he entendido el porqué no les enseñan otras prácticas sexuales. Las mujeres, por ejemplo, deberían aprender a hacer una buena felación y los hombres a usar su boca y dedos (es decir, las dos terceras partes de su potencial sexual). ?¡Pero qué cosa más perversa!? dicen algunos godos. Lógicamente, esas prácticas son satanizadas por una cultura mojigata, moralista y estúpidamente conservadora, eso sí, el dicho es claro ?cada hijo trae un pan debajo del brazo?. ¿Será que la religión es una razón de fondo para el exceso de población y pobreza?



Pero comienzo a creer que eso de ser pobre no es ni tan mala idea, total, la biblia nos enseña que en esas condiciones de indignidad humana, se puede llegar al cielo, donde nos encontraremos con papá Dios que luego nos enviará al infierno porque no tuvimos dinero para invitar a salir a esa hermosa chica y terminamos estirándonos el caucho y viendo pornografía (algo de pseudopornografía son algunos periódicos locales que en su contraportada tienen a una mujer con sus senos expuestos). Aún con todo eso, la pobreza es un negocio y muy rentable; acá hay pobres de nacimiento y pobres de profesión, y esto hace que resulte muy difícil comprender todo el comportamiento social. 

Es necesario repensar una nueva sociedad llena de personas que carentes de condiciones dignas. Distribuir mejor el capital; invertir en obras sociales; mejorar la calidad de vida; generar políticas que disminuyan la concentración de dinero y desarrollar una voluntad política más humana, es una tarea muy difícil y costosa cuyo monto no están dispuestos a pagar nuestros líderes multimillonarios. Es por eso, que propongo acabar con ellos, exterminarlos, barrer las calles y dejarlas limpias para así lograr una sociedad más justa.

¿Se siente ofendido? Pero ahora mismo usted está leyendo esto por Internet ¿verdad? Simplemente quiero dejar a consideración la posición que cada uno tiene respecto a las personas que por alguna razón (yo insisto que es por razones divinas) han tenido que llevar en sus hombros el peso de la miseria. Muchos son sensibles al hablar y falsos de reflexión. Pero respeto sus opiniones, acá cada cual es libre de hacer lo que desee, por eso unos se limpian el culo con las manos y a veces con hojas de plátano que dejan ardiendo el ano y otros con billetes de cincuenta mil pesos que dejan oliendo rico.

Finalmente, les doy un consejo a mis compadres, a mis compatriotas; a aquellos que lloran cuando la selección pierde y son indiferentes frente al resto de cosas que tiene Colombia: no se preocupen, no se quejen, no hagan nada; porque así como estamos, estamos bien. Recuerden lo que nos dijo Alejandro Ordoñez Maldonado ?Nos lo están metiendo con vaselina? y por eso no sentimos las injusticias de este país.

Twitter: @DrRascawillie

Este artículo es libre. Acepto su reproducción total o parcial siempre y cuando se mencione el nombre del autor, se indique la dirección de este blog y no sea para fines lucrativos.


Erik J. Vallejo Fonseca
Read more [...]

Carta al Profesor Piedrahita


Profesor Piedrahita.


Me perdonará usted, de antemano, escribir esta carta en mi blog. Pero le voy a confesar la verdadera razón: yo estaba dispuesto a enviarle esto por un mensaje privado pero me bloquearon en Facebook por publicar una imagen de una mujer desnuda, por eso de las políticas y no sé qué me prohibieron publicar o enviar mensajes largos por 24 horas. Usted sabrá comprenderme.


Yo soy estudiante de la Universidad Nacional, la misma de la que usted pregona haber sido estudiante y, supongo, profesor.


Esto me da cierta restricción para hablar de lo que sucede al interior de la Universidad de Caldas, de sus problemáticas y de sus luchas. Sin embargo, he procurado informarme bien al respecto y lo he complementado con mi poca experiencia en las luchas sociales, por lo cual le expondré mi punto de vista.


Creo perfectamente que usted reconoce las grandes diferencias entre el movimiento estudiantil de los años 80 y el actual, y como usted es un tipo inteligente, también debe saber que es ridículo comparar ambas épocas, ambos movimientos y ambas luchas. Ridículo, claro está, desde que se intenten confrontar para decidir cuál es mejor. ¡Ahh! porque de algo estoy seguro: el suyo se movilizó pero no logró mucho, sino mire no más cómo estamos de jodidos. Y si logró algo y lo dejó perder es todavía más pacato. Así que esos paralelos no me convencen.


Tampoco quiero con esto decir que el mío (aclaro que cuando hablo de "suyo" y "mío" lo digo en sentido figurativo) sea el salvador ni el glorioso. De hecho, este movimiento actual se cayó, se derrumbó y ahora intenta resurgir y volver a lo que era en el 2011. Pero esto no es solamente cosa del movimiento estudiantil y como usted es un tipo demasiado preparado sabrá que acá en Colombia ningún movimiento ha logrado victoria, al menos no en los últimos años. Y no lo va a lograr. Estamos condenados  no solo a la muerte sino a la miseria y la única explicación que yo encuentro para esto se resume en la lentitud, letargo y sueño que sufre  este pueblo. Este pueblo está dormido y más dormido que la niñita del cuento de hadas que se pinchó un dedo.


 Ahhh... este país tiene un único cáncer: los colombianos. ¡Qué va! es que me quedo corto en definir lo que son. Dizque uno debe sentirse orgulloso de ser colombiano ¿orgulloso de qué? ¿de qué hideputas? ¡Acá no hay nada! No hay salud, ni educación, ni trabajo,  ni Derechos Humanos ¡nada! Mis familiares más veteranos me lo decían con desasosiego "desde que tenemos memoria, la salud en Colombia siempre ha estado en crisis"  ¡Dejemos ese conformismo tan ridículo! Acá en Colombia usted intenta cambiar las cosas y a lo menos recibe el aplauso de dos o tres, las críticas de veinte, porque el de este pueblo nace con el gen de la crítica y otro de la pasividad, son una manada de desagradecidos, y por supuesto, quien nunca hace nada, nunca se equivoca, y una amenaza o tres tiros por "sindicalista". Dizque café ¡Cuál café! si acá nos venden es la basura que sobra del buen café. ¿Mujeres lindas? ¡Sí hay muchas! ¿y qué? ¡Y QUÉ! por más mujeres que hayan ellas no me van a solucionar las miserias de este pueblo. ¿Orgulloso? de nada, porque estamos tan mal que tenemos que sentirnos orgullosos de tener dizque ranas de colores, aves, animalitos raros. ¡Qué lógica! Como dijo Fernando Vallejo "Dios no existe y si existe es la gran gonorrea" yo digo: Dios no existe y si existe es la gran gonorrea por crear este pueblo. Este autor se ha encargado de exponer miles de veces las ruinas que este pueblo colombiano ha construido; ¿construir ruinas? sí. Acá en Colombia cada día nos dedicamos a destruir algo, es decir, construir ruinas. Millones de muertos, millones de desaparecidos, miles de exiliados; todos con miedo y felices comiendo mierda. Es mejor un plato de excremento que nada. ¡Pobres niños! Qué lástima siento por los infantes de estas tierras.


Me dicen que debería sentirme orgulloso dizque porque el equipo de fútbol de Colombia irá al mundial. Este país está tan mal que toca sentirse alegres porque un grupo de gente irá a Brasil. ¡Cuál orgullo! ¡Cuál alegría! le cambio ese equipo de fútbol por educación, salud y trabajo. Ni eso, ese equipo no vale tanto pero es suficiente pa' mantener a un pueblo entretenido.


Este país es el más loco y sucio de todos. ¡Este pueblo miserable se contenta con un partido de fútbol! Muertos, secuestrados, amenazados... ¡Qué va! eso no importa porque mañana juegan once tipos que ganan más plata que usted y que yo y que se la gastan en putas ¡Ah! y que de esa platica ni a usted ni a mí nos toca nada ¡Ni más faltara! eso sí es plata sucia. Los pobres, o sea, la mitad de los colombianos, deberían jugar fútbol. O deberían hacerlo más seguido a ver si nos olvidamos de todo lo que pasa en Colombia, ¡Cuál olvidar! si acá nadie sabe nada, nadie siente nada, haya o no haya juego acá nadie se preocupa.


Dizque "Ataque de las Farc deja cuatro militares muertos" deberían poner a algunos de esos Hideputas a quienes les dieron siete millones de prima a que se metan al monte a ver qué hacen. Y ahora Ingrid Betancourt va a volver a la política colombiana, después de que nos iba a demandar por los años de secuestro. Una mujer cínica y descarada, pero eso ya se nos olvidó. Bienvenida.


Pero lo más chistoso de todo es ver a un montón de estudiantes dizque luchando por su educación pero "lo urgente" es ver el partido. ¡Qué belleza! ¡Manada de patriotas! pero no se pierda mañana el gran especial: Pan y Circo.


Como dijo Fernando Vallejo "Colombia es un desastre sin remedio. Máteme a todos los de las FARC, a los paramilitares, los curas, los narcos y los políticos, y el mal sigue: quedan los colombianos."


Si la religión es el opio del pueblo, el fútbol es el basuco.






Se aumentan 7 millones de pesos al salario de los Parlamentarios; se impulsa ley para criminalizar la protesta;

matan a un niño de 5 años; anulan el primer matrimonio homosexual en Colombia... todo en menos de una semana. ¿Y aún así hay que sentirse orgulloso de vivir en este pueblo? ¡Qué va! ni las putas ni la basura del café que acá nos tomamos compensan la desgracia que tiene este país. Crimen es quedarse acá sin hacer nada, a esos que se sienten muy conformes con la situación, a esos es a quienes hay que exiliar. ¡Pero qué hideputas! (como decía Cervantes) el viernes hay partido de la Selección Colombia, dizque "fútbol" "profesional " colombiano, dos mentiras en la misma frase. Pan y circo pa' esta finca cafetera que vela a sus muertos y mañana llorará la pérdida del equipo. ¡Abominable! ¿que por qué no me voy? me preguntan unos, ¿acaso las VISAS las dan en las panaderías? ¡Dejen de ser tan ridículos! que este país necesita que, o nos muramos todos, o que tomemos consciencia. ¡Cómo carajos! si acá nos morimos en la sala de espera de un hospital y nos educamos a punta de violencia porque ni acceso a la educación hay. Acá no ya no sentimos, ya no gemimos, acá nada nos duele, tenemos los testículos rotos de tantos golpes y seguimos en la misma inercia. La bandera de este país debería invertirse: la mitad de rojo y las dos cuartas partes de azul y amarillo.

¿Qué haría un extranjero 50 días en Colombia? Bueno, eso depende. Podría venir a comprar un pedazo de tierra y sacarle el oro; pero me refiero al turista, al que quiere venir porque ?el riesgo es que se quiera quedar?. Aguantará diez días, de los cuales ocho serán de búsqueda intensa de la maleta que le robaron saliendo del aeropuerto. Los otros dos serán de turismo. ¡Qué va! Acá son unos hijueputas que ni siquiera cuidan los lugares turísticos, vaya usted al Parque Tayrona en Santa Marta para que vea basura y se vomite con el olor nauseabundo. ¿Nevados? ¿Cuáles? Si todos están vueltos mierda. ¿Qué turismo? ¡Cuál turismo! Acá solo hay que venir a reírse de los pobres y negros y a comer puta.



Disculpe usted, me dejé llevar. Pero ¿cuál era el motivo de mi mensaje? ¡Ah! sí, sí, sus comentarios. Esos que hizo en el grupo de la Universidad de Caldas, digo, grupos de Facebook. Es que mire, después de ver el desarraigo de este pueblo, no queda más que apoyar cualquier intento de revolución o cambio. Censurarlo, meter cizaña, aterrorizarlo como usted lo hace solo fragmenta y divide más lo poco que queda del movimiento. ¿Recuerda el paro del 2008? Espero que sí y dígame usted que tiene más experiencia y sabe más de teorías sociales que yo, un simple estudiante ¿ha mejorado la Universidad? ¿Ha cambiado para bien? Vea le cuento Señor, yo soy una de las víctimas de ese sistema tan perverso. Yo fui admitido al programa de Historia, yo quería hacer dos carreras, Se me olvidaba, yo estudio Ingeniería Civil ¿o ya lo mencioné? no importa, el caso es que fui admitido y pasé papeles como independiente a la Universidad. La matrícula me llegó de  un millón doscientos mil pesos y todo porque salí de un colegio privado. ¡Ahhh! si ese salió de un colegio privado tiene con qué. ¿Será? y mire usted, acá lamentando no poder estudiar Historia. Entonces, ¿cree usted que la mejor solución es quedarse pasivo y esperar a que con firmes argumentos logremos cambiar este país? yo creo que sí, ¡Ésa es la solución! a demás, hay formas de estudiar y luchar, ¿verdad? ¡Obvio! yo dejaría de ir a un parcial por ir a marchar o a hacer un mitin... ¡Ahhh, no, no! verdad que hay que esperar a que ellos quieran y logren entender a punta de discursos sociales.


Señor Carlos, usted me comprenderá y me criticará, usted es un hombre inteligente y con mucha más experiencia que yo, yo solo quiero que algo en este país cambie, pero cualquier persona con tres dedos en la frente sabrá que por vías normales jamás pasará. Pero como usted es un tipo muy culto y supongo que le gusta leer y ha leído mucho, le dejo un documento que habla sobre las luchas estudiantiles en México. ¿Sabía usted que en México la educación es gratuita, incluyendo Postgrados? ¡Claro que lo sabe! soy un tonto al pensar que no. ¿Conoce usted toda la revolución y el tiempo de luchas que ellos tuvieron? ¡Claro que lo sabe! pero si se le ha olvidado algún detalle, de dejo este documento:   http://www.cisma.ctit.cl/1%20numero/Aboites-Educacion.pdf   Léalo calmadamente y se dará cuenta que esa "normalidad" que usted defiende no funciona mucho que digamos. ¡Un semestre! se va a cancelar un semestre, pero ¡Claro! es preferible un semestre que el resto de la educación. ¿O no? Imagínese que hace poco yo le envié una carta a un profesor de apellido Monroy, él decía que a los estudiantes nos quedó grande estudiar y luchar a la vez, pero ¿sabe algo? yo diría que al colombiano le quedó grande todo. Acá la gente vive feliz pobre, humillada y sometida. Por eso es una tontería luchar.


Le voy a contar algo, yo conozco a una niñita que estudia en la UdeC, ella es de ojos verdes, y  quiere regresar a clase, porque quiere estudiar y dice que se le está negando la posibilidad. Pero ella paga cerca de dos millones de pesos de matrícula y tiene con qué, bueno, ella no, sus padres. También conozco a un compadre, ese sí es más amigo mío, lo estimo mucho, él paga cerca de cien mil pesos por semestre pero muchas veces no tiene con qué y se ve realmente en apuros. Él trabaja en los semáforos haciendo malabares para poder transportarse y pagar su Universidad. Y mire usted, ambos quieren estudiar, con una diferencia abismal, la primera solo quiere graduarse para conseguir empleo y seguir incrementando el capital de su familia, ¿que cómo sé eso? ella me lo dijo, bueno, no realmente, alguna vez lo dijo y yo de chismoso escuché. El segundo quiere ser profesional y un mejor ser humano, ¿que cómo sé eso? no, no me lo dijo ni tampoco lo escuché, simplemente lo sé y lo sé porque he compartido un par de veces con él. ¿Quién tiene más derecho a la educación? ¡Los dos! claro que los dos tienen el mismo derecho, acá no se debería negarle la oportunidad a nadie, pero aquel muchachito que hace malabares a veces deja de comer por pagar las fotocopias, a veces le toca irse caminando de polo a polo de la ciudad porque no tiene dinero. ¿Que por qué no se consigue un mejor empleo? uno decide en qué quiere trabajar y tan miserable es este país que hasta a uno le toca trabajar por obligación, todo los días yendo a un callcenter y odiar y odiar más la existencia. ¿Y entonces? ¿debemos esperar a que haya dizque voluntad política para que mi compañero tenga acceso a una educación gratuita o al menos más asequible?


En el 2011 alguien se me acercó y me dijo "Usted es un cabrón que promueve el paro, deje estudiar a los que queremos Y EL QUE NO TENGA PLATA PUES QUE NO ESTUDIE, YO SÍ TENGO CON QUÉ"


La palabra "idiota" viene del griego "idiótes" que a su vez viene de la raíz "ídios" que significa "lo privado, los particular, lo personal" por lo tanto, idiota es la persona que se preocupa por sí mismo sin prestar atención a lo público y/o político. Pero usted eso ya lo sabe, usted ha leído y conoce mucho.


Hay que ser considerados con los compañeros que viven de otro lado, ellos están gastando mucha plata mientras que los que vivimos acá no. Esta lucha es egoísta, acá solo queremos educación para unos pocos. ¿Qué pasa entonces con Don Cosme Fulanito que vive en Manizales y no solo paga los 400.000 pesos mensuales del arriendo sino que también tiene que pagar los 300.000 pesos o más de matrícula semestre a semestre, pagar el colegio del hijo menor y fuera de eso, sostener a la familia? ¡Ahhh! pero es que ese vive acá y qué carajos, ese tiene con qué pagar, en cambio el que viene de otra parte no puede perder esa platica.


El que no quiera que no luche, el que se quiera ir, que se vaya; si algo aprendí en el 2011 es que son más los que quieren un mejor país Y A LA VEZ SALEN A LUCHAR. ¿Trabajo comunitario? ¡Claro! importantísimo, pero imposible cambiar realidades cuando no hay ni educación, ni salud, ni empleo. ¡Idiotas! (me refiero a los que se preocupan solo por sí mismos, arriba hice la aclaración).


Mire, muchos me dicen que solo critico y no es verdad, yo hago cosas para cambiar este país pero nadie tiene porqué saberlas, esta carta no es para vanagloriarme, yo tengo claras mis intensiones sociales, sin embargo actualmente soy un pesimista, mandé al carajo muchas de mis luchas sociales y sobretodo estudiantiles. ¿Por qué? porque no hay unidad. Y hay unos que se empeñan en dividir y dividir más y más y más lo que queda.


¡Al carajo con estos desagradecidos! ¡Que se los coma Uribe!


Finalmente, quiero dejarle una frase para que la reflexione, no sin antes decirle que me preocupa el hecho de que usted, siendo un profesor ocasional como dice ser, quiera acobardar la lucha, ¿será usted uno de esos profesores que hacen parte de esa manada de borregos? ojalá y que no.


"No se haga tanto el humilde, que no es usted tan grande. (Golda Meir, jefa de Estado israelí al general Moshe Dayan)"



De una manera fraternal le escribo este texto, horrible, lo sé. Pero qué más da, no soy un literato. Muchos Éxitos.





Atentamente, Erik J. Vallejo Fonseca.

TW: @DrRascawillie
Read more [...]

Universidad Pública de Manizales en paro: quiero estudiar y los vagos no me dejan.



Yo soy de Manizales, nací en esta ciudad, en este pueblo lleno de muchachitos mimados y consentidos, de gente que se cree superior y que asegura dizque vivir en el mejor vividero del mejor vividero del mundo, o sea, Colombia. Que no debería hablar así de mi tierrita, de mi cuna, ¡qué va! esta ciudad no es mía, no es de nadie y mi cuna fue la cama pequeña de un hospital, a mí no me metan en esos cuentos.

Alguna vez  Héctor Abad Faciolince escribió ?En Medellín nunca hemos podido entender en qué momento los caldenses se volvieron personas de rancio abolengo, nobles y de sangre azul? haciendo referencia precisamente a ese egocentrismo y complejo de superioridad que se respira en esta montaña. Es que vea, no solo lo dice Abad, sino muchos de mis tíos y primos que viven en Bogotá, y claro, acá no se puede comparar porque cada región tiene su mierdero, pero como dijo Fernando Vallejo, el mierdero es distinto.


Aún así esta ciudad, que no llega ni al medio millón de habitantes, es bastante concurrida, sobre todo por muchachos de otros lados que vienen a estudiar. ?Ciudad Universitaria? un término que no sé cuándo aparece ni por qué. Dos Universidades Públicas y el resto privadas. Supongo que prefieren la tranquilidad de estas calles que el caos de Bogotá o el calor de Medellín. ¡Pero basta de palabrería! acá vine a hablar sobre lo que sucede al interior de la Universidad Pública, en la que estudio desde hace algunos años.

Hablar de la crisis en la educación en Colombia es una pérdida de tiempo. Acá todos saben que esto está jodido, que cada vez es peor y que seguiremos así por los siglos de los siglos y amén. Todos conocen en cierto grado los problemas pero a muy pocos les interesa, quiero decir, les importa. Esto no es nada nuevo ni tampoco exclusivo del sector de la educación; en general, en Colombia todo está mal, la salud, el trabajo, la educación, la seguridad, el campo, la justicia y el resto de cosas. Ser feliz en Colombia es sinónimo de: o mala memoria, o ser hijo de un multimillonario o ser un bobito que no ve la realidad o simplemente de estar feliz con su platico de excremento. Con todo esto, la protesta se volvió un circo, se volvió el centro de las risas y de la incredulidad. Vea, usted que no es colombiano y que no entiende lo que sucede acá, le voy a confesar que dos de las razones por las cuales seguimos en la misma porquería es porque, primero, acá todos están conformes y llenos de miedo, y segundo, porque acá el que lucha se rinde ante la primera amenaza o abandona el campo cuando le ofrecen pañitos de agua tibia. O sea, usted suma el conformismo con la debilidad y le da como resultado este país. Nos condenamos a una eternidad de miseria y de penurias.

Perdóneme usted, creo que me desvié de mi objetivo, pero es que tantas cosas por decir y tan pocos lectores que me toca medir, entre más palabras, menos personas. El asunto, entonces, es que en la Universidad dizque Pública en la que estudio, se juntaron todos los niños pupis y pupis quiere decir mimado, hijo de papi y mami, niñito consentido, y ahora están putos (acá en Colombia, putos quiere decir bravos, muy disgustados) porque se declaró PARO, ¡espere! ¿ya le había dicho que estamos en paro? ¡Ah! Lo siento, es que parece y no parece. Hace poco en una Asamblea General de Estudiantes, o sea, en una reunión de muchachos y muchachas que estudian en esta gloriosa U. Pública, se decretó, o mejor dicho, se decidió entrar en un cese de actividades académicas. ¿Que por qué? ¡Ah! Porque acá en este país por las buenas nunca se puede, hablando no se logra nada, entonces toca parar. En paro estamos y en paro estaremos hasta esta semana, porque, como lo dije antes, se juntaron los niños pupis y a ellos se le sumaron los conformes y como acá hay tanto extranjero, no de otro país, hablo de gente de otra parte de Colombia, que tienen que gastar millonarias sumas de dinero viviendo acá, se unieron con el objetivo de levantar el paro y acá levantar el paro significa volver a clases, o sea, abandonar la lucha. Que no, que se puede estudiar y luchar al tiempo, que mientras vamos a clases se pueden discutir las problemáticas. ¡Dios mío! La inocencia es linda en los niños pero en gente tan grande ya es estupidez. ¿Que cuáles son los argumentos para levantar esto? Ah, yo no sé. Ellos hablan y balbucean y dicen cosas que no entiendo. Tildan de vagos a los que apoyan la protesta; los acusan de ?mamertos? (vea, usted que es colombiano y usa esa palabra a diestra y siniestra dizque para ofender, acá le dejo el significado: Mamerto) y usan otros términos que no tiene importancia mencionar. Mire, yo le voy a contar algo, hay un tipo que entró a la Universidad al tiempo que yo, y él es un contradictor acérrimo del paro, y asegura que es posible ?luchar? y estudiar a la vez. No sé en qué mundo vive, no sé por qué es tan conforme, no sé qué le pasa a este pueblo. Porque no solo es él, sino un montón de gente que piensa igual. ¡Cuál lucha! que tenga el valor de aceptar que solo quiere graduarse y que le importa un carajo lo demás. Si hablando se solucionaran las cosas, no estaríamos así de jodidos, lo que pasa es que unos no ven la realidad en la que vivimos porque su cuna de oro les tapa la vista y a otros el miedo les alimenta su conformismo. ¡Qué va! manada de hipócritas, anacolutos y atontaos. He de ver a un montón de muchachitos que nunca se han animado a protestar, que nunca han ido a una asamblea, que nunca se les ve pensando críticamente en el próximo aquelarre estudiantil solo con el objetivo de levantar la mano para que esto termine. Y terminará. Y quedarán ruinas y decepcionados. Que conmigo no cuenten, yo me retiro de este circo ambulante. Vea, acá se alzan unos contra otros, se gritan y se insultan. De un lado para el otro y terminamos en lo mismo. 

Imagen tomada del portal: www.Elespectador.com



Finalmente, muchos sabemos lo que va a ocurrir, lo que ya ocurrió en el futuro. Sé que muchos de mis compañeros, hablo de esos que estimo y que admiro por su fuerza de voluntad y deseos de luchar no están de acuerdo con lo que digo, pero no puedo negar lo que siento, no puedo fingir.  Algunos escribieron por ahí ?solo los peces muertos nadan con la corriente? pero se les olvidó que acá no hay río ni peces. Acá no nos merecemos ninguna lucha, acá no nos merecemos nada. No hace falta nombrar la infinidad de motivos por los cuales un colombiano debería estar indignado, porque resultan evidentes, y con todo esto seguimos en la misma inercia. Nos metieron una reforma a la salud, y vea le explico en palabras cortas, si antes la gente se moría en la sala de un hospital, ahora la gente morirá por ahí, en la calle o en la casa, o sea, unos irán cayendo como muertos a manos de sicarios, no con tiros de gracia, sino con cáncer y pulmonía. Nos metieron una reforma a la justicia, y para que me entienda, le diré que los amigos de Uribe quedarán libres y los malditos ladrones de cubos de gallina serán condenados hasta podrirse en la cárcel por ratas, por pobres, porque eso es lo mínimo que se merecen los hijueputas. Y nos van a meter una reforma a la educación, en donde si usted no tiene plata, pues preste en el ICETEX, y usted que no sabe qué es el ICETEX porque tiene mucha plata, le cuento que es el banco que se encarga de condenar a toda una vida de pago por un préstamos para estudiar, para que me entienda, si usted no tienen con qué pagar su matrícula, este banco le presta la plata y se la cobra dos, tres y hasta cuatro veces más. Que yo no debería asegurar eso, que aún no se ha aprobado nada. Hombre, acá no se necesita esperar para saber que así va a ser la cosa. Y como hacer paros no vale, entonces el futuro es seguro.  ¿A quién le importa? Si así como estamos, estamos de maravilla. Y se los aseguro, ni Dios, ése en el que ustedes creen, que todo lo puede, podrá salvar este pueblo, o como dirían los más patriotas, este paraíso, miserable. 

¿Que por qué no hablo de los murales o las paredes pintadas? ¡Ayy! No. Ese es un tema que no quiero tocar. Que se queden con sus paredes blancas, que se queden con su conformismo, que se queden con su miedo, que se queden con sus testículos rotos, que se queden con su Uribe. Futuros ingenieros de callcenter.


- ¿Qué piensa de lo que se está diciendo de traer un técnico extranjero para la selección Chibchombia?

- Estoy completamente de acuerdo, es más, no solo deben traer un técnico extranjero sino todos los dirigentes extranjeros, los futbolistas extranjeros y si es posible traer 34 millones de extranjeros a poblar este país. Nosotros los chibchombianos marcharemos mar adentro hasta que nos ahoguemos.


Pregunta a Santiago Moure en el seriado "El siguiente programa"



Erik J. Vallejo Fonseca
Tw: @DrRascawillie
Read more [...]

Princesa P! le gusta mi culito?


Hola chicos!!!!... me porte mal, anduve desnudita sin permiso y me castigaron con un cinto en el cuello. Como me quedo lindo aproveche para unas fotos para ustedes..

besitos








Seguir leyendo... >>


Read more [...]

Por putas y usar minifaldas: la culpa es de las mujeres



¿Que las mujeres son lo más hermoso de este mundo? ¡Qué va! en este país ellas son las putas que encuentran lo que buscan: ser violadas, morboseadas y utilizadas. Eso se ganan por ser provocativas, por usar minifaldas, por furcias. Acá solo se respeta a la mujer casta y sumisa, que llega virgen al matrimonio ¡Ah! porque la mujer que no se casa es doblemente puta; es una buscona cualesquiera, la solterona brincona.

Colombia es un país atolondrado y desgraciado; infeliz. Hay muchas razones por las cuales antepongo siempre un fatalismo cuando hablo de esta patria querida, la tierra de mis venas, y una de ellas es el vandálico conservatismo radical que ha oxidado la masa gris de los colombianos. Ideas que han llevado a situaciones tan perversas y deplorables como la violación de aquella chica en el famoso restaurante colombiano (ver noticia aquí).

Que fue mentira, que fue verdad, que sí pero no, que no pero sí. Mucha algarabía, muchos comentarios y algunas versiones hicieron bastante popular por unos días la noticia que hoy ya pasó a la historia y que quedó en la memoria sin recuerdo de la mayoría de quienes habitan este paraíso. Que continúan las investigaciones, que medicina legal entregó unos resultados, que no sé qué, y de poco en poco esto perdió fuerza.

Sin embargo, recapitulando un poco lo que sucedió, la chispa que desató la polémica fue el comentario del propietario del restaurante ?Estudiemos qué pasa con una niña de 20 años que llega con sus amigas, que es dejada por su padre a la buena de Dios. Llega vestida con un sobretodo y debajo tiene una minifalda, pues a qué está jugando. Para que ella después de excomulgar pecados con el padre diga que la violaron? (ver entrevista completa aquí) y segundos más tarde, después de haberse dado cuenta de su error, de haber pronunciado las palabras de su sentencia, intentó, reforzadamente, explicar lo que supuestamente quiso decir, con muy poco éxito, y luego de que las cámaras de seguridad habían grabado todo y los mismos vigilantes, o sea, esos que piden monedas por cuidar los carros pero con vestidos más bonitos, no habían hecho cosa alguna para detenerlo porque pensaron que era un hermoso acto sexual que terminaría en abandono, quiero decir, el tipo la dejó ahí tirada como un trapo viejo, como cualquier cosa, porque así se trata a las prostitutas por acá. Todo esto causó mucha indignación sobretodo en las mujeres defensoras de la mal llamada revolución femenina.

A ver.  A mí no me exaspera realmente este caso tan cirquero ya que uno puede intuir que solo fue noticia porque sucedió en el restaurante más famoso del país y acá los medios siempre quieren buscarle la caída a cualquiera que pueda dar señales de buen rating; esto fue simplemente un escándalo morboso y amarillista. A mí lo que realmente me indigna, me irrita, es saber que las palabras expresadas por el tipo Andrés son el reflejo de toda una sociedad, donde la mujer es una puta por usar minifalda, la culpable de las violaciones. Me ofende que se muestre como un caso aislado cuando en Colombia todos los días sucede lo mismo por doquier, sin embargo, no son temas de importancia, porque ?Ella se lo buscó? ?¡pa? qué se pone esos escotes!? ?quién las manda a ser tan busconas?. Porque eso fue lo que me enseñaron los profesores católicos, las abuelitas católicas (que me daban discursos en esos aquelarres que llaman ?grupos de oración?) y los curas católicos. Pero a los profesores y a las abuelitas las educaron los curas y a ellos otros curas y a ésos otros orates. ¡Por eso estamos como estamos! en este pueblo los hijueputas curas nos dañaron el concepto de la sexualidad, nos redujeron el sexo a una simple idea matrimonial, coital y parital, y usted que no es de por acá y no entiende estos términos tan extraños, parital es una palabra que yo me inventé y si ya se la inventaron pues yo me la volví a inventar. Parital significa que es únicamente para parir, para procrear, engendrar, dar a luz. Y nos metieron el cuento de que el sexo es amor y el amor es Dios. ¡Cuál Dios! Dios no existe y si existe no sirve, está loco, es un codicioso. Reducir el sexo, dañar la sexualidad a partir de ese pensamiento godo que se maneja en este país, solo incrementa las problemáticas sociales. La sexualidad es para disfrutar, para ver las estrellas con un orgasmo, para explorar el cuerpo, para sentir otra piel, para acelerar el corazón, para sentir el olor de otro ser igual a mí, igual a usted, para gozar de aquello que la naturaleza puso en la evolución. Pero lo que a mí me dijeron cuando era chiquito fue que la mujer debía ser sumisa, esclava, ser la cosa del hombre, ser el objeto de un amo y con esa ideología educaron a mi hermana, a mi madre, a mi padre, a mi abuela, a mi abuelo, a mis compañeros de clase, a las hermanas de mis compañeros, a las madres de mis compañeros, a todos. Pero descubrí mucho después, cuando ya no era tan manejable por la idea de un dios, cuando ya había perdido toda noción de autoridad hacia curas, que negar la sexualidad es solo negar la vida.

Imagen extraída de: [http://noticias.terra.com.co/nacional/sigue-rechazo-contra-andres-carne-de-res-con-poemas-y-juegos,c4600408e7c52410VgnVCM5000009ccceb0aRCRD.html]


Así que comprendí que la mujer no es una máquina para parir hijos. Quien diga que la naturaleza de la mujer está en la concepción y crianza de un niñito, merece ser fusilado por imbécil, por mezquino, por abyecto, y junto a él todos los padrecitos y madrecitas, hijos verdaderos de Dios, el todopoderoso, que han impulsado estas ideas. Por desgracia muchas personas, incluyendo, irónicamente, a algunas muchachitas de por estas tierritas, creen y siguen fielmente estas doctrinas tan lesivas para el desarrollo de una sociedad justa y respetuosa, las mismas ideas que han puesto una barrera en legislaciones que cubran los derechos de los homosexuales, intersexuales, pansexuales y cualquier otro término que no vaya en concordancia con la heteronormatividad. ¿Habría que culpar a esas personas? Se me antoja también mandarlas al campo santo, pero en últimas, no tienen la culpa, están atrapadas en ese oscuro mundo homofóbico y avaro. ¿Que por qué arremeto contra ellos? a mí no me mire así, ellos son los culpables por creer en la religión y culpables también los que me mintieron con el cuento de Dios y despertaron en mí ese sentimiento de desprecio hacia los que legislan con la biblia.

Imagen extraída del portal: [http://erasmodioses.blogspot.com/2012/09/mas-orgasmos-y-menos-golpes-para-las.html
Pero volviendo al tema de la minifalda, tengo que decir que la mujer puede vestirse como quiera; si desea salir con escote, ropa ajustada  o sin ella, tiene todo el derecho y nadie tiene porqué culparla de los actos criminales. ¡Carajo! estos desgraciados no entienden que el crimen es la violación y no las piernas o las curvas de los senos. La culpa es del cerdo que se mete al pantano y no del pantano en sí. Pero yo me he cansado de repetir lo mismo y como yo soy la repetición de la repetidera y el discurso extenso hablando de lo mismo, les recuerdo que yo ya había escrito que la culpa de todo la tiene la falta de educación sexual. Que otros antes de mí ya lo habían dicho. Ah, sí, pero nadie les ha puesto atención y a mí tampoco. Es que mire, un niño, una niña a la que se le enseñe a disfrutar de la sexualidad con responsabilidad, a explorar nuevas sensaciones y a no avergonzarse de su cuerpo, es alguien que tendrá muchas menos posibilidades de quedar en embarazo no deseado, de contraer alguna ITS o VIH, de dejarse manipular o de reprimir su sexualidad.

Me parece extraño que las mujeres de hoy en día no se hayan cansado de la sumisión, segregación y señalamiento. Y ahora me dice que yo me equivoco, que hay mujeres que luchan en contra de eso, que hay mujeres líderes que abanderan la lucha de la Revolución Femenina. ¡Já! Me río de ellas. La revolución femenina contemporánea es un chiste, es infame y miserable, nada en comparación con la movilización por el 80 del siglo pasado. Ahí había ideales, reivindicaciones sociales, lucharon en buena lid. Lo de hoy es nada, es ruin, es corrosivo y obtuso. Y lo de antes es distinto a lo de hoy, eso lo sé, pero en ese entonces con sus problemas de ese entonces y con las mujeres de ese entonces, se lograron muchos éxitos ¿Que yo por qué digo eso? Ah, es que solo hace falta hablar con las muchachitas que farolean con el asunto y entender que no tienen nada claro, solo atacan al machismo porque sí, confunden el feminismo con el hembrismo y en el discurso quieren independencia de no sé qué ni tampoco cómo.

No me vayan a acribillar queridas damas, generalizo por esas cosas de la prosa mal escrita, como la mía, pero en lo personal creo que revolución femenina no es solamente protestar porque los hombres morbosean y lanzan una que otra arenga sexual  o sea, piropo; la revolución femenina es no tener hijos, decidir por cuenta propia no venir a este mundo a producir más y más bebés; y si decide tenerlos, revolución femenina es educarlos en valores humanos, libre de cualquier ridícula ideología religiosa, y enseñarle el valor de la sexualidad y del cuerpo humano; revolución femenina es dejar a un lado todo estigma social y disfrutar de la sexualidad con responsabilidad; revolución femenina es dejar de creerse superior al hombre y aceptar que acá, en este país tan pacato, ningún género tiene supremacía; revolución femenina es subirse al podio de la política y demostrarle a ese cúmulo de personas carcas y miserables que anteponen la biblia en su discurso, que la mujer tiene todas las capacidades para transformar la sociedad. Revolución Femenina es mucho más de lo que digo. Pero no, hoy en día revolución femenina es hacer un plantón en minifalda en frente de un restaurante que fue testigo de una violación.  ¡Ayy! qué tristeza siento cuando algunas señoritas, es decir, niñas pubertas, creen que son revolucionarias del género simplemente porque salen a la calle con escotes y minifaldas, contoneándose con arrogancia, esperando el primer piropo, para arriarle la madre a cualquiera, por viejo verde, por morboso, por hijueputa. Y las he visto y merecen el exilio. Eso no es Revolución Femenina.


Hay mucho por decir y mucho más por hacer, pero no pienso extenderme más; hasta acá llego yo con lo que digo y lo que digo es igual: este país es roñoso y vil y seguirá siendo el mismo. ¿Que cuál es mi propuesta? Que yo nunca propongo nada, dice Monsalve. Parcero, yo repito mucho las cosas, y arriba lo dije y tiene que ver con la educación sexual. Nuestro primer paso para acabar con ese imaginario colectivo de que las mujeres son las putas en minifalda y las culpables de todo.

Twitter: @DrRascawillie


Este artículo es libre. Acepto su reproducción total o parcial siempre y cuando se mencione el nombre del autor, se indique la dirección de este blog y no sea para fines lucrativos.



Read more [...]

Me enamoré de un travesti




-Oiga marica, ¿a usted alguna vez le ha salido una mujer con sorpresa?

-No, nunca.

La pregunta salió en medio de una reunión entre amigos. Habíamos estado hablando de experiencias sexuales fuertes; claro, la segunda botella de licor estaba a punto de acabarse.

-¿Entonces qué le ha pasado?

Casi todos los días tengo que atravesar la avenida que pasa frente a la mal llamada ?calle de la penicilina? y como usted no conoce los avernos de esta ciudad o se hace el desentendido, aprovecho para contarle que este sector, también conocido como la calle de las guapas, es el sitio donde se paran los travestis a trabajar. El lugar donde ellos se ganan la vida, ahí, en la galería.

Travestis, así les dicen, ¿quiénes? Ah, pues muchas personas que conozco. Los travas, los maricas, los cacorros y un montón de términos peyorativos y tan mal usados que causan no solo vergüenza ajena sino también escozor en la piel. Pasan por ignorantes, por imbéciles. Y no pienso escribir las diferencias entre un travesti, un homosexual, un transexual o un Drag Queen, averigüe usted en internet que todo lo sabe como Dios, pero no pierda el tiempo preguntándole a ese cómico galáctico que no le va a responder. O pregúntele a cualquier miembro del colectivo Armario Abierto, estoy seguro que le sacará de las dudas.

De chiquito me decían ?no los mire? no sé porqué. Y desarrollé una especie de miedo hacia esos hombres que se ponían falda; de alguna manera, pensaba que me iban a insultar o a raptar. Era un niñito criado en una familia y colegio conservador, ¿qué esperaba? Y con el tiempo me di cuenta y pude entender lo que realmente eran esos travestis: seres humanos como cualquier otro; y no son travestis sino chicas trans. De este modo, puedo cambiar el título de este artículo: ?Me enamoré de una chica trans?. Le voy a contar por qué.

Iba caminando por la avenida, con los audífonos puestos, escuchando Paint It Black y tarareando la canción, cuando quedé pasmado; los latidos de mi corazón se hicieron más fuertes por dos segundos al ver a Mariana, una amiga de Medellín, una paisa hermosa. ?¡Mariana! ¿qué carajos hace acá?...? pensé dentro de mí. Paré en seco y medio segundo después me di cuenta que Mariana no era Mariana sino que era una chica trans y desvié la mirada rápidamente mientras intentaba torpemente de iniciar el paso. ?¡Jueputa! Qué parecido o parecida o yo qué sé? me dije a mí mismo en mi lapso de shock mental. Y un segundo después, volví a mirar; tenía que comprobar y estar seguro. Efectivamente, no era Mariana, era una transexual que de aspecto masculino no tenía nada. Jamás la había visto. ¡Carajo! físicamente me pareció atractiva, y más allá de cualquier pensamiento invertebrado de los extremistas de derecha, tengo que aceptar que era toda una mujer y se veía linda. No sé si fue un reflejo psicológico o alguna relación que hizo mi cerebro con Mariana, el caso es que no pude dejar de pensar en ella. Por primera vez en mis 21 años de vida, había visto a una transexual que me parecía atractiva. Senos pequeños y firmes, un trasero no exagerado, vestía normal, sin esas faldas cortas, y tenía un abdomen que muchas de mis amigas desearían tener. Seguí mi camino intentando olvidar el asunto. Dos días después, pasando otra vez por el mismo lugar, volví a verla. Era Mariana, o bueno, casi. Fue ahí cuando reafirmé mi hipótesis, me había parecido atractiva una chica trans. Por varias semanas, seguí viéndola, ahí parada, esperando clientes, con la mirada puesta en algún lugar. Con forme la iba viendo, me iba convenciendo de que no era Mariana, a pesar de su similitud física. Y antes de que usted piense algo, le aclaro que nunca tuve, ni siquiera, un acercamiento a menos de tres metros. Y digo tres porque uno aprende a calcular distancias estudiando Ingeniería. Pero si quiere póngale dos metros y medio.

Esta sociedad está tan dañada, está tan rota y es tan mala peste, que yo sabía, incluso antes de escribir este texto, que más de una persona consideraría perverso o asqueroso el hecho. Algunos se estremecen, retuercen y hasta regurgitan cuando ven a un homosexual. Lo sé porque los he visto y escuchado. Se jactan de ser muy machos; de ser muy varones (porque, según estos sujetos, los verdaderos hombres solo se fijan en mujeres); son tan sementales que dicen poder cambiar los gustos de una lesbiana. Para ellos, cualquier inclinación que se aparte de la heterosexualidad merece repudio y castigo. Si un hombre acepta la belleza de otro hombre, es un marica. Y si lo hace de una transexual, es un cacorro y en Colombia cacorro significa que ?da o se deja dar por el culo?. Lo que pocos saben es que este gobierno nos rompió el ano y sigue y sigue desangrándonos, y el colombiano promedio lo disfruta. ¡Ahhh! es que mientras haya fútbol pues que nos metan lo que sea por el culo.


?Nunca he tenido una experiencia sexual de ese tipo ?Dije mientras terminaba el último sorbo del licor- pero hace poco me pasó algo que aún me tiene pensando. Básicamente vi a una chica trans y me pareció atractiva, hasta tal punto que, incluso, llegué a confundirla con una amiga que está muy buena.?

Las risas no se hicieron esperar. ?Se enamoró de un travesti? fue la expresión que resonó en el salón.

- ¡Esperen! Yo no dije eso. Yo lo que dije fue que?

- ¡Acéptelo! Se enamoró de un travesti

Un chascarrillo; un chiste. Un comentario de alguien que quiere joderme. Yo me rio porque sé que su intención es solo desquitarse de todos los chistes que he hecho. Esto me hizo caer en la cuenta de algo muy común. Al menos común entre las personas que conozco. 

Claramente hay una diferencia entre amar y querer a una persona, así como hay una diferencia entre considerar atractiva a una persona y estar enamorado. Pero como muchos pasan por alto esa distinción, cuando yo digo que una chica trans es atractiva, no falta quien afirme que me enamoré de un travesti. Así que puedo cambiar, de nuevo, el título de este texto por uno más correcto: ?Me pareció atractiva una chica trans?. Pero con ese título tan feo ni yo hubiese entrado a leer esto.

Y ahora estoy aquí, en Juan Valdez, sin café porque no hay plata, escribiendo esto y fastidiado por tanto escándalo. Irritado y con un tic en la ceja. ¡Lo tengo que decir! Una cosa es ser un homosexual y otra muy distinta es encender una antorcha y quemar el ambiente alrededor con actitudes fantoches y ridículas. A mí me tocó la época en donde Martín de Francisco y Santiago Moure tenían una serie llamada ?El siguiente programa?. Eso era lo mejor, lo más cercano a una crítica exquisita a esta sociedad colombiana. Allí punzaban y descargaban constantemente diatribas contra un futbolista fanfarrón, hostigante y detestable por su forma de ser. Y cuando estoy acá, en este café, siento exactamente lo mismo que describían los actores del seriado cuando se referían al tipo amante de los caballos. Farolean en exceso; cansan; hostigan; rayan en lo ridículo. Justin Beiber se quedó en pañales al lado de esta necesidad tan impresionante de atención. Pero uno no puede decir nada, porque ya estamos jodidos y así estaremos por siempre. Desde que un homosexual exija respeto porque es homosexual, no hay esperanza de nada. Es que cualquier ser humano merece respeto, es algo inherente, no porque sea mujer, hombre, homosexual, lindo, feo, alto o flaco. Que no, que yo estoy equivocado y que me dejo llevar por las apariencias, me dicen. ¡Ay, compadre! Si supiera todo lo que he tenido que escuchar de un montón de niñitos que juegan a ser los rebeldes sin causa. Cucullos con un foco en el trasero, son como una batiseñal en el cielo. He pasado tres años de mi vida defendiendo la sexualidad y he conocido a muchos señores, honorables y respetados homosexuales, pero esto ya se pasa de lo pintoresco y excede los límites de mi paciencia. ¡Insoportables!. Y lo que más me cabrea es que conozco a varios de estos muchachitos desde mucho tiempo atrás, antes de que salieran del clóset. ¿Acaso les pusieron una batería que les hizo corto y por eso se volvieron así de escandalosos? Muy tonto, ridículo que hayan cambiado de personalidad. Están al mismo nivel de los fanáticos religiosos o de los homofóbico extremistas. Pero no voy a gastar más líneas en ese asunto, mejor vuelvo al cuento de la chica trans, vuelvo a lo que me pasó.

Imagen extraída de: http://www.sodahead.com/entertainment/best-hero-of-2008/question-215255/



No he vuelto a ver a Mariana, la de acá, desde hace tres meses. Quizá se fue, quizá se murió o quizá no volvimos a encontrarnos. Bueno, en realidad jamás lo hicimos; digo más bien, jamás volví a verla parada, esperando clientes. No la extraño ni me hace falta; tampoco espero volver a cruzar una mirada con ella. Lo cierto es que me enamoré de un travesti y para que me entienda mejor, con enamorar me refiero a que me pareció atractiva y por travesti a chica trans. Muchos dirán que soy un marica por lo que sucedió. No me importa. Que sigan diciendo lo que dicen y haciendo lo que hacen. Ojalá que sigan cambiándoles los gustos a las lesbianas. Y por favor, no me juzguen grandes literatos, yo no estoy dañando este idioma tan loable con mis burdas letras, a mí no me culpen, cuando llegué ya estaba así.


@DrRascawillie
Read more [...]

Sueños Leviatánicos


?[?] ni artes; ni letras; ni sociedad; sino, lo que es peor que todo, miedo continuo, y peligro de muerte violenta; y para el hombre una vida solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta.? Cerré de golpe el libro. Dejé sobre la mesa, junto al café caliente, el Leviatán de Tomas Hobbes; hacía frío aquella noche y decidí salir a caminar para despejar mi mente después de un día lleno de trabajo. La ciudad de noche era tranquila y los círculos de luz que forman los focos sobre el suelo me hacían sentir seguro.


Se podía escuchar el sonido que hacen los zapatos cuando pisan el césped mojado; el viento intentaba llevarse mi bufanda. Mi sombra se alargaba y se acortaba conforme iba caminando bajo los postes de luz. Crucé la calle sin prestar mucha atención y justo antes de subir al andén, me sobresalté al sentir que alguien agarraba mi antebrazo.


-          Regáleme una monedita que tengo hambre


Fueron las palabras de un hombre sucio y maloliente que arrastraba una carretilla llena de basura. Observé por dos segundos la mano que me sujetaba y noté las quemaduras que produce el bazuco en los dedos. ?No tengo? dije, y halé mi brazo para soltarme. Seguí por la misma calle sin recordar que estaba en territorio equivocado si lo que buscaba era tranquilidad; al menos no de la que yo deseaba. Las miradas de las prostitutas que esperaban ansiosamente afuera de aquellas residencias de mala muerte se tornaron más que tediosas. ?Debí de haberme quedado leyendo el Leviatán? maldita sea?. Aceleré el paso y lo sostuve hasta llegar al parque de la calle 67, oscuro como siempre -porque el alcalde de la ciudad piensa que comprar tres malditos focos cuesta una millonada- y abandonado, casi en ruinas. Los columpios se movían por culpa del viento y el ruido de las piezas oxidadas entonaban la melodía perfecta para una escena de terror de una película tipo B. Algo, no recuerdo qué, entre unos árboles que estaban a 30 metros, robó mi atención. Dudé por diez segundos o algo así y finalmente, por esas cosas de la curiosidad, decidí acercarme. Sentía un vacío en mi estómago que se intensificaba con cada paso, producto de la gastritis, supuse yo.  ¿Recuerdan cuando Kevin Lomax va a buscar a John Milton y las calles de New York están completamente vacías? Bueno, así mismo se encontraba todo a mi alrededor; completamente solo. Mi corazón se aceleró un poco. Tragué saliva y sentí un leve sabor a café. Con cada tres pasos que daba volteaba a mirar hacia atrás. Había un quiebre en el suelo que llegaba hasta un agujero sin forma y desde allí se desprendía un leve olor a tierra húmeda, similar a los rincones de mi casa. Parecían unas escaleras. ?¡Bajará su put..!? fue lo que quedó en el aire antes de sentir un golpe en mi espalda. El mundo se oscureció.


Abrí los ojos y como pude me puse en pié. Estaba en un  pasillo largo con luces rojas a lo largo del techo y paredes lisas de color azul oscuro.


-          ¿Hay alguien? ¡Maldita sea!


No se veía el final del pasadizo ni el principio. Comencé a caminar con mi espalda pegada a un costado; no quería terminar muerto o descuartizado por algún Michael Myers. Aquel corredor se hizo más largo y lúgubre; la angustia llenó mi cabeza haciendo que mi cuerpo comenzara a correr.


- ¿Dónde mierda están las escaleras?


Me detuve mientras trataba de recordar el camino. ?¡Cuál camino! Algún hijo de puta me empujó?. Vi una puerta grande de madera en lo que parecía ser el final del túnel; estaba entreabierta. Tarde un par de segundos, o minutos, o quizás horas, no lo sé, en reconocer aquel portón. Era lo que tanto había temido; la entrada al infierno se había abierto para mí y siete círculos me separaban del señor tenebroso. Todavía sonso atravesé la puerta y de nuevo me fui al piso; el mundo me daba vueltas. Todo se oscureció de nuevo.


Cuando recuperé la noción del espacio me levanté rápidamente y puse una mano en la pared, me dolía la cabeza. Alcé la mirada y quedé tieso. ¿Todavía piensan que el infierno es caliente y está en llamas? ¡No! , Es frío y extenso, fétido y torcido; lleno cadáveres en pena, cubierto por un manto oscuro y sonidos sin forma. La desesperación es absurda y aterradora. Se puede ver la muerte dibujada en hombres quemados, mujeres decapitadas, niños troceados, ancianos desangrados; seres que sólo caben en la imaginación del mismísimo demonio.¡Qué agonía! me sentía vulnerable, como un escarabajo en las manos de un niño; el miedo carcome el alma. Allá abajo se siente triste y vacío, como si ni la más mínima noción de felicidad pudiese existir. Se escuchan alaridos y gritos agudos que erizan la piel y rayan los pensamientos. Mi alma trataba de salir por las venas. Mi sangre estaba espesa y pesada. Dejaba de estar vivo con cada segundo que pasaba y el frío comenzaba a entumecer mis dedos. Miles de veces quise ver el infierno; miles de veces soñé con ver la figura mítica del Leviatán, y ahora, estando en su morada, comprendí que eran deseos vagos y falsos. Sentí que la cruz que llevaba puesta quemaba mi pecho; la arranqué de un solo tirón. Sentía cómo mi corazón salía de su lugar y las pulsaciones subían a mi cerebro. Comencé a gritar con la fuerza necesaria para escupir sangre. Las miradas de los muertos se hacían cada vez más intensas. Di dos o tres pasos y vi la silueta de un hombre. Se fue acercando lentamente y pude distinguir a un tipo de aspecto draculezco. ?Maldito ser infernal! ¡Bastardo hijo de puta!? y una sonrisa miedosa se dibujó en su rostro; enmudecí por varios segundos; se acercó y sin pronunciar palabra alguna atravesó mi estómago con su mano. Sentí más dolor del que hubiese podido soportar un humano promedio; grité como nunca lo había hecho mientras inútilmente pateaba y agarraba su mano llena de sangre; de mi propia sangre. Luego me dejó caer.


Imagen extraída de: [http://piedradeescandalo.wordpress.com/2013/03/05/antipoetica-10-ad-limina/la-puerta-del-infierno-rodin/]
Diría que estuve 4 o 5 minutos apretándome la herida, con los ojos cerrados y la frente sobre el suelo. Levanté mi rostro. Estaba sentado justo en frente del televisor sin señal con el volumen lo suficientemente arriba como para escuchar el sonido del espectro. El libro estaba junto al café frío. Parecía mi casa pero no estaba seguro; mi corazón estaba en la garganta. ?¡Mierda! Qué mal sueño? dije mientras me limpiaba el sudor de la frente. Caminé hasta el baño para lavarme la cara. Me miré al espejo y sacudí la cabeza antes de gritar y manchar el espejo de sangre; mi pecho estaba marcado por la quemazón de la cruz. Salí corriendo hacia la puerta  y la abrí intrépidamente y solo vi el cono de luz intermitente que la farola hacía sobre el césped húmedo. Dudé en salir; todo estaba muy silencioso. Intenté caminar, pero la angustia me ponía rígido y el miedo me negaba la posibilidad de mirar hacia atrás. El foco comenzó a parpadear y solo en ese instante me percaté de que era la única luz que se podía observar en todo el lugar. Tres segundos de oscuridad absoluta. Silencio. Un sonido agudo me aturdió y sentí que alguien haló de mi pié derecho tan fuerte que me sentí desmembrado. La sensación de vacío que produce una caída llenó mi estómago; golpeé mi pecho contra lo que parecía un suelo mojado y el aire de mis pulmones salió por completo. Casi sin poder respirar me levanté y vi sangre por todo el lugar. Escuchaba cómo mis pasos torcidos y arrastrados movían el líquido rojo. Hacía mucho frío y la noción del tiempo estaba perdida. No sabía si estaba vivo o muerto. Caminé por varios minutos sin poder ver alguna ruta. Inesperadamente, sentí que alguien tomó mi mano y me detuvo. ?Otra vez el tipo de la carretilla...? Mi reacción fue exagerada cuando de reojo y con la escasa luz que había, pude ver a hombre, de rostro delicado y mirada penetrante. Se acercó a mi oído y escuché una suave voz; no logré entender lo que pronunció; su lengua recorrió mi rostro mientras dejaba el rastro de una horrible baba. Era el mismísimo demonio; Lucifer; el señor tenebroso. Quise gritar pero solo me salieron palabras entrecortadas. ?¡Dios mío sálvame!? y sentí de nuevo un vacío. Abrí mis ojos y estaba tirado sobre el césped húmedo del parque. Estaba lloviendo suavemente y lo primero que hice fue mirar mi pecho. Estaba sucio y sentía mucho frío. Mi corazón estaba a punto de reventar. Atravesé el lugar hasta llegar a la autopista y paré a un taxi; le pedí que me llevara a cualquier lugar lejos de allí. Miré el rostro del taxista por el retrovisor, estaba mirándome y sonreía maliciosamente. No quería hablar con nadie; me sentía solo y atontado. Como si mi alma hubiese sido herida. Miré mis manos húmedas y estaba temblando [...]



@DrRascawillie




Imagen extraída de: [http://terraeantiqvae.com/m/blogpost?id=2043782%3ABlogPost%3A137486]
Read more [...]