¿Qué es la pansexualidad?




Uno de los términos que cada vez está más en boca de todos es sin duda la pansexualidad. ¿Has oído hablar de ella?
La pansexualidad se puede definir como aquella orientación sexual que se caracteriza, no por una atracción física, sino por una sentimental, romántica, estética, pero independiente del género o del sexo de la otra persona. Pero hablemos más detenidamente sobre la pansexualidad.
Definición de pansexualidad

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el término pansexualidad no existe como tal. Sin embargo, sí que hay una definición que es la que se está utilizando hoy día: ?La pansexualidad es una orientación sexual humana caracterizada por la atracción sentimental, estética, romántica o sexual independientemente del género o sexo de otras personas.?
Se puede definir también como una atracción sexual a todos los géneros pero, aunque eso podría igualarla con la bisexualidad, una de las diferencias entre términos es que en la bisexualidad hay una atracción sexual a dos sexos y géneros mientras que en la pansexualidad hay indiferencia con respecto al género o al sexo.
Las personas pansexuales
Hablemos de las personas pansexuales. Hoy día hay muchas que se definen así aunque sea una orientación que muchos quieran reprimir o esconder por miedo al qué dirán.
Las personas pansexuales no tienen en cuenta el ?sexo?, es decir, no les importa que una persona sea hombre o mujer; cuando se ven atraídas hacia ellas, van hacia ellas independientemente de su sexo (así como del sexo que ellos tengan).
También son personas que no tienen por qué sentirse atraídas por las otras personas solo en cuanto a relaciones sexuales; de hecho puede ocurrir que no haya en absoluto relaciones de esa índole y que la atracción pueda llegar a ser más romántica o sentimental, es decir, dejan al margen el placer carnal para satisfacerse a nivel íntimo, a un nivel más emocional.
Pansexualidad y bisexualidad
Un error en el que se cae a menudo a la hora de hablar de la pansexualidad es decir que bisexualidad es otra forma de llamarla. La pansexualidad y la bisexualidad son dos términos diferentes que, si bien pueden tener algunas similitudes, no son lo mismo.
En la bisexualidad, una persona se siente atraído por personas de los dos sexos pero además diferencia el sexo con el género: con las mujeres como femeninas y los hombres como masculinos.
En el caso de la pansexualidad, el género no se tiene en cuenta. Puede que haya un hombre femenino, o una mujer masculina. Los roles, las actitudes o comportamientos que se tienen no tienen por qué ser consecuentes con el género, de ahí que haya una diferencia con una persona bisexual.
Algunos datos curiosos sobre la pansexualidad
Ahora que hemos hablado de la pansexualidad, vamos a profundizar un poco más sobre ella.
?    Una de las primeras curiosidades sobre la pansexualidad es que recibe otros nombres como son trisexualidad o omnisexualidad. Esto es debido a que, como las personas pansexuales no tienen en cuenta el género o sexo de con quien se sienten atraídos, la sexualidad no está tan presente en ese tipo de relaciones.
?    Las personas pansexuales, no decimos todas pero sí un gran número de ellas, sienten atracción no a nivel físico sino por la forma de ser de la otra persona, por la belleza interior, etc. En definitiva, se trata de personas que buscan el lado romántico y sentimental de una relación.
?    En el cine, la televisión, la música, etc. ya ha habido algunas referencias a este tipo de relaciones pansexuales. De hecho, una conocida serie, como es Sexo en Nueva York, ya vaticinó que la pansexualidad sería una nueva orientación sexual en la sociedad. Otras series de televisión también han visto cómo los personajes han acabado definiéndose pansexuales, es decir, buscan un lado sentimental y romántico, independiente de que sea un hombre o una mujer la pareja que se tiene delante (y que uno sea hombre o mujer).
A nivel social, la pansexualidad todavía se ve como algo raro. Aunque en el mundo del cine, series o música haya muchos que hablen con libertad de esta orientación sexual, todavía va a costar que se pueda asimilar. Es una nueva fase dentro de la sexualidad del ser humano que puede consolidarse o quedarse solo en una moda. Eso solo el tiempo traerá la respuesta.
Read more [...]

Potenciadores sexuales masculinos





Los afrodisiacos es algo que se usa desde el principio de los tiempos. Hay documentos que certifican que tanto hombres como mujeres los utilizaban con el objetivo de estimular la pasión, de enloquecer a la pareja o simplemente para hacerse más atractivo. Sin embargo, aunque muchos pueden pensar que esto no sirve para nada y que los afrodisiacos no funcionan, lo cierto es que depende de cada persona para que surtan efecto. No todos los afrodisiacos actúan de igual manera en todos.

Suplementos potenciadores para los hombres
¿Buscas potenciar tu pasión? ¿Hacer que tu cuerpo se encienda más rápido? Lo primero que podríamos decirte sobre potenciadores sexuales masculinos es, sin duda, la Viagra, o lo que es lo mismo, el citrato de sildenafil, un afrodisiaco muy eficaz para los hombres
El problema viene que no todos los hombres pueden tomarlo. Hay algunos, sobre todo con problemas cardiacos, que no pueden acercarse a la Viagra porque es perjudicial para ellos (puede incluso causarles la muerte).
Pero no hay que preocuparse, porque si bien esto no se puede utilizar, sí que podría haber otros potenciadores que sean efectivos y que no pongan en peligro la vida de uno. Eso sí, hay que tener en cuenta que, antes de tomar nada, es mejor hablar con un profesional médico para que pueda asesorar en base a las dolencias o problemas de salud que se tengan ya que, tomarlos sin precaución, es muy peligroso.
Dicho lo cual, algunos de los mejores suplementos potenciadores para hombres son:
DHEA
También se la conoce como Dehidroepiandrosterona, una hormona que fabrica el propio cuerpo humano y que se segrega por la glándula suprarrenal. Este suplemento puede encontrarse en las farmacias en varios formatos (para que se elija el que más cómodo resulte).
Tiene un buen efecto en los hombres pero hay que tener cuidado con él ya que se puede aumentar el riesgo de cáncer, sobre todo de próstata, mama, ovario y otros cánceres relacionados con las hormonas.
Yohimbina o Yumbina
Quizá por ese nombre no te suene pero si te decimos el ?árbol del amor?, la cosa cambia, ¿verdad que sí? Se trata de un árbol originario de África occidental. Es un árbol en el que puedes encontrar un componente químico en su corteza llamado Yohimbina que se utiliza hoy día como remedio para disfunciones sexuales como por ejemplo la disfunción eréctil.
Se administra de manera oral como una infusión o un té.
En cuanto a sus efectos secundarios, los hay, aunque no tan graves como el anterior potenciador sexual: ansiedad, estrés, hipertensión, etc. Su uso por tanto se puede tolerar ya que los efectos secundarios en ocasiones no suelen aparecer o lo hacen de forma muy leve y totalmente controlables.
Epimedium
Es considerada una ?viagra natural?. Proviene de la medicina tradicional china y se considera uno de los tónicos más poderosos de la naturaleza a nivel sexual. Ahora bien, hemos de decir que en occidente no se conoce demasiado sobre el Epimedium. De hecho, no se sabe, por ejemplo, que se encarga de estimular los nervios de los genitales para despertar el deseo sexual.
Se puede utilizar para remediar problemas de rendimiento sexual o disfunciones sexuales (como la eyaculación involuntaria o la disfunción eréctil). También es bueno para disminuir la presión arterial y mejorar el sistema inmunológico.
En cuanto a contraindicaciones, no se conocen pero se sigue investigando sobre este potenciador sexual que, por ahora, es una opción a aquellos que no pueden tomar medicación porque, en principio, no debería dañar la salud de los que la tomen.
Catuaba y Muira puama
Siguiendo con estos potenciadores sexuales ?de la naturaleza?, tienes estos dos árboles de Brasil. La corteza  produce dos productos químicos que ayudan a aumentar la libido y a mejorar la potencia sexual. De hecho, también pueden utilizarse para las disfunciones sexuales y, por ahora, no hay ningún tipo de efecto dañino para el cuerpo, ya sea que su consumo sea para hombres o para mujeres.
Como ves, hay muchas opciones y muchos productos afrodisiacos para aumentar el deseo sexual. Algunos podrás tomarlo sin problemas, otros habrá que tener más cuidado, pero en general, lo importante es disfrutar de las relaciones sexuales. Y eso, con estos potenciadores sexuales, podrás conseguirlo.
Pero, como te hemos avisado antes, no los consumas sin ir previamente a un profesional médico para que te asesore y te dé el visto bueno para tomarlos. Es mejor ir sobre seguro que no acabar mal por pasar un rato ?de diversión?.
Read more [...]

¿Rutina sexual? ¡Deshazte de ella!




En toda pareja el sexo se convierte en algo habitual. Cuando se inicia la relación, el tema sexual es muy fuerte y la atracción es tal que las relaciones sexuales se pueden realizar incluso varias veces al día. El problema viene cuando se pierde esa chispa y la pareja se asienta, cuando llega la rutina y la pasión se pierde.
Si hablamos con datos, se dice que una pareja pierde esa pasión transcurrido un año de relación y, al pasar 3, se establece una rutina que puede llegar a acabar con la pareja. Sin embargo, si se añade algo a la relación, un cambio de postura, unos juguetes eróticos, etc., la pasión puede relanzarse de nuevo.
Y es que tan malo es tener sexo a todas horas que no tenerlo. El sexo es salud y hay que disfrutarlo en todas las etapas. Y cuando hay una rutina sexual lo que hay que hacer es deshacerse de ella lo más pronto posible para que no dañe la relación de pareja.

Eliminar la rutina sexual
Si has caído en una rutina sexual o has empezado a notar los síntomas de la misma, es hora de atacarla para que no se asiente en la pareja. Para ello, hay algunos consejos que puedes llevar a cabo:
?    Comunicación. Hablar con la pareja puede ayudar a conocer aún más a esa persona. Hay que saber expresar lo que se quiere, o lo que se necesita, sin sentirse acusado o recriminado. Es posible que haya fantasías sexuales que, por miedo al rechazo, no se digan pero puedan ser las que salven las relaciones sexuales. Por eso hablar entre los dos y definir qué se puede cambiar supone el primer paso.
?    Individualidad. En ocasiones una relación se ve como una forma de vivir las 24 horas con la pareja. Hay que hacer los dos lo mismo, ir a los sitios juntos, etc. Es decir, no se tiene un espacio individual para hacer lo que uno quiera y ?echar de menos? al otro. Si te pasas todo el tiempo con una persona al final acabas harta de ella, es por eso que hay que dejar un tiempo para estar a solas y disfrutar a solas. Pero también para querer compartir cosas con la pareja y pensar en ella.
?    No dormirse. Tener pareja no quiere decir que solo por eso ya podamos relajarnos y pensar que, hagas lo que hagas, no te va a abandonar. Las parejas tienden a asentarse cuando llevan un tiempo de relación como si pensaran que no han de seguir enamorando a la otra persona. Cuando eso no es así. Una relación de pareja requiere sorprender a la persona siempre, en hacer que disfrute de la compañía del otro, en enamorar y reenamorarla una y otra vez. Tanto en las mujeres como en los hombres.
?    Experimentar. En ocasiones se tiende siempre a hacer lo mismo, a menudo por no pensar en cosas nuevas, a menudo por desconocimiento. Pero hacer cosas nuevas puede acabar por completo con la rutina sexual. Introducir juguetes sexuales, fantasías, juegos, posturas, etc. puede ayudar a que se disfrute a otros niveles del sexo y a conseguir que la pareja también lo haga. Además, se rompe con la rutina porque no se hace siempre lo mismo.
?    Cuidar el aspecto. Cuando se tiene pareja, no solo se descuida el romanticismo, también el aspecto físico. Tanto los hombres como las mujeres dejan de cuidarse y el cuerpo se asienta (el amor dice que hace perder kilos pero cuando este ya pasa a ser rutinario se vuelve a engordar). De esta manera, cuidar el aspecto que se tiene, mantener una vida saludable puede ayudar a que, físicamente, sigas atrayendo a tu pareja. Y ya sabemos que muchos se rigen por esa atracción física.
La mayoría de parejas que llegan a establecer una rutina sexual y no le ponen remedio acaban teniendo cada vez menos sexo hasta el punto de verlo como un trabajo más, con lo que la pasión y el placer que se siente no es el mismo que al principio. Esto puede provocar rupturas así como infidelidades de pareja, temas que se pueden solucionar con lo que hemos comentado antes.
Así, está en manos de cada uno superar el bache. Ten en cuenta que los estados de una relación son circulares por lo que, cuando se llega a la rutina, el siguiente paso es de nuevo la atracción sexual y la pasión al máximo. Solo hay que tener ganas de dar ese paso. ¿Las tienes?
Read more [...]

No puedo evitar subir fotos, me encanta


Ay chicos cada vez q me caliento siento que tengo q subir fotitos p q me vean. Como me gusta!!! Me encanta pensar en q por ahí me conocen pero ni se imaginan q me tienen desnudita x acá




Seguir leyendo... >>


Read more [...]

Me follé a la mejor amiga de mi novia


Amores baratos, moteles sucios y cosas que pasan. Tercera parte.


Me follé a la mejor amiga de mi novia 

<< Un deseo, una aventura que se volvía cada vez más adictiva por tanta adrenalina que liberaba. En ese punto entendí que me estaba enamorando y dije para mí mismo, ?Mierda,  esto va a ser un problema?  >>

Dicen que uno no elige de quién se enamora. Esto es mentira. Quizás uno no puede elegir, o más bien, controlar, para quién somos sexualmente atractivos o quién nos inspira deseos carnales, sexo, a primera vista, pero sí que podemos controlar con quién tenemos una aventura, un romance o una relación. Lo prohibido siempre será lo más provocativo así esto nos haga daño.

Era sábado en la mañana. Llegó a mi casa 12 minutos tarde, lo sé porque miraba el teléfono cada 30 segundo esperando ver algún mensaje de ella.

¿Cómo se saludan dos personas que saben que están haciendo algo que para la sociedad en general está mal? ¿Cómo se supone que debía saludar a la mejor amiga de mi novia con quien estaba a punto de follar?

Durante la noche anterior estuve nervioso. Se me pasó por la mente que todo era un plan, es decir, aquello iba muy rápido y sin problemas. ¿Qué tal que Gabriela estuviera tendiéndome una trapa y apareciera con Mariana? ¡Eso sí que sería un desastre!

- Casi que no llego ? dijo con cierto tono agrio-

- ¿Cómo está? ¿Quiere tomar algo? ? pregunté tratando de hacer el momento más ameno-

- Bien, ¿Y usted? No, gracias.

- Venga ?le agarré su mano- subamos.

A ella le gustaba el sexo fuerte al igual que a mí. A ella le gustaba ser dominante al igual que a mí. Pero yo no funciono bajo la sumisión. A mí me encanta morder, dar palmadas muy fuertes, halar el cabello, asfixiar, amarrar? pero si eso lo hacen conmigo, me apago, no tengo erecciones fuertes. Lo único que podía hacer era llevar las cosas bajo mi control y asegurarme de que todo marchara bien.

La tiré a la cama y le mordí los labios hasta escuchar sus gemidos. Había estado esperando esto por mucho tiempo. Le arranqué lo que traía puesto. Su ropa interior era negra con un encaje perfecto. Sus senos eran pequeños, exactamente como más me gustan, su cuello largo y provocativo. Mis manos sentían la suavidad de su piel; mis dedos, acostumbrados al tacto delicado, podían sentir esa vibración que produce el roce entre las epidermis; su aroma era característico, dulce, sensual; sus piernas tersas y blancas; sus nalgas perfectas para recibir un apretón o una buena palmada evocaban mis deseos más profundos. Seguí bajando y llegué hasta su ropa interior que con mis dientes y mis manos logré quitar. Pronto pude ver la cuna de Dionisio; la copa del vino prohibido color sexo. Estaba húmeda, palpitante, exquisita. Mi boca mordió su entrepierna y sentí cómo su mano haló de mi cabello; comencé a jugar con su clítoris, millones de terminaciones nerviosas concentradas en un pequeño botón que produce una muerte pequeña enajenada de placer. Miles de papilas gustativas se habían perdido en el sabor de la lujuria y el alcohol de la pasión.

Sin interrumpir mi bebida, saqué el condón que había puesto estratégicamente debajo de la almohada. Mi corazón se aceleró y sentí un vacío en el estómago. Estaba a segundos de cumplir una de mis más grandes fantasías. Me cercioré de que estuviera lo suficientemente lubricada y entonces entré en ella? despacio, con calma. Sintiendo el calor y la presión; escuchando sus leves gemidos entrecortados por su respiración agitada. Bastará con decir que hubo cuerdas, vendas, olores, sabores, hielo y velas encendidas; sus nalgas quedaron rojas y su espalda marcada por mis mordidas. En ese momento ella se había perdido  en el clímax  por culpa de varios Squirts que habían mojado toda mi cama.

Era momento de mi cierre. Así que me senté sobre su abdomen, apoyándome en mis rodillas. Ella agarró con su mano al que se alzaba firme y comenzó a moverlo. Estuvimos varios minutos en esa posición, luego me acosté y ella se puso entre mis piernas. Su boca y su lengua jugaban deliciosamente y aunque no superaron a Martha, pude sentir cosas increíbles. Después de varios minutos, sentí que iba a terminar.

Consideración No.26. Avisar una eyaculación cuando la mujer está haciendo sexo oral es un acto caballeroso y noble que se puede omitir de vez en cuando.

Exploté y llené su boca de semen. Me miró a los ojos y sonrió sin parar; continuó extrayendo cada gota hasta que sentí cómo se tragaba el fluido estéril. Me sentí un hombre bueno por ayudarle a prevenir el cáncer.

Consideración No. 31. Si después de que el hombre haya eyaculado en su boca ella sigue masturbándolo, sabiendo que hace falta sacar un poco más, entonces ha sido una buena mamada.



Hay cosas que no tienen un comienzo claro. Supongo que hace parte de la misma naturaleza de las relaciones entre seres humanos. Esta historia tampoco lo tiene, pero le voy a poner dos: sin ser un brujo o adivino, uno sabe muy bien cuando alguien, algún día, en algún lugar y bajo alguna circunstancia, será un amante. Ambos lo sabíamos, pero no fue sino hasta meses después que las cosas se dieron.

La conocí poco tiempo después de comenzar a salir con quien era mi novia. Había escuchado de ella en las primeras citas con Mariana pero no presté mucha atención a esas aburridas historias de dos amigas que se cuentan sus cosas. La vi en persona una par de semanas después. Gabriela cursaba sus últimos semestres en artes plásticas, inspiraba sexo y era físicamente atractiva pero con cierto desdén por su imagen personal, o al menos esa fue la primera impresión que me dio. No hubo mucha química entre nosotros, en parte porque era una mujer muy sobrevalorada, a veces parecía un cadáver asechada por tantos buitres, y esto hacía que su ego fuese fastidioso, más cuando intentaba pasar por humilde y sencilla, o peor aún, por una niñita rebelde y fría.

El caso es que desde que la conocí tuve la sensación de que algo iba a ocurrir. No sé cómo explicarlo, simplemente lo sabía casi que por intuición.  Ella era la mejor amiga de la chica con quien estaba saliendo y esto me hacía sentir culpable. Lo cierto es que ella siempre me despertó deseo? estaba buena, sobrevalorada, pero buena. Tenía un trasero grande, un rostro lindo, cabello largo  y su forma de ser me sacaba de quicio, que por culpa de su misma arrogancia y egocentrismo siempre la imaginaba amarrada a mi cama con sus ojos vendados.

Unos seis meses después a Mariana se le ocurrió la idea de salir en parejas. Su mejor amiga con su novio, un tipo no muy agraciado, ella y yo. Fuimos a un restaurante. Sorpresa la que me llevé al ver a Gabriela después de tanto tiempo; estaba más hermosa y despampanante, sobretodo porque parecía haber mejorado en su presentación personal. Yo trataba de disimular lo mucho que me atraía en ese momento y supongo que ella lo notó a decir por sus miradas y sonrisas maliciosas.

Esperando las entradas, sentí cómo su pierna acarició mi rodilla y luego mi entrepierna. Pegué un salto que me hizo tumbar la copa llena de agua. Uno de los meseros ayudó a secar.

- ¿Qué pasó? ? preguntó Mariana-

No sabía qué responder y la mirada de todos me ponía más nervioso. Era claro que Gabriela solo quería para jugar conmigo y provocarme-

- Nada, solo sentí un dolor en una pierna ? dije torpemente-

- ¿Un dolor? ? preguntó el novio, a quien llamaremos Tontoniel-

- Sí, un dolor ? respondí con desdén-

Gabriela tenía una sonrisa de satisfacción. La miré con rabia y desafío a lo cual ella respondió con una señal de importaculismo-

- Iré al baño ?dijo Tontoniel-

- Yo también ? respondió Mariana-

Ambos se pararon, cruzaron el hall y se perdieron en la vuelta del pasillo. Ahora estaba solo con ella y me puse nervioso. Pasaron varios segundos.

- ¿Por qué lo hizo? ? le pregunté en tono acusativo-

- ¿Hacer qué? ? respondió-

¡Usted sabe de lo que le hablo! No me tiente porque soy capaz de? - paré en seco-

¿Hacer qué? ? dijo ella con el ceño fruncido-

Justo en ese momento regresó el novio del baño.

- Pues yo iré también ? dije mientras me paraba-

Entré al baño y me juagué la cara, en ese momento estaba algo confundido. Me lavé las manos y volví a salir. Al cruzar la puerta, Gabriela salía del baño de mujeres. Me miró de reojo y su rostro lanzó una expresión de decepción. Le agarré la mano y la halé bruscamente hacia mí.

- La mordería hasta arrancarle el labio ? le dije retándola-

- ¡Suélteme! ? Respondió ella mientras golpeaba mi pecho-

- ¿No me cree? ? dije mientras la volvía a acercar a mí-

- ¡No hable tanto y hágalo! ? Me respondió de forma exasperada-

En ese momento me lancé y la empuje hasta la pared de una manera violenta. Ella gimió de placer. Le mordí el labio hasta que sentí un sabor ferroso en mi boca mientras mi mano se hacía falda arriba, apretándole la entrepierna para luego sentir su sexo húmedo y caliente.

Consideración No 14. Cuando uno sabe que está haciendo algo que no debería, cada segundo es eterno y cada sonido se convierte en pasos de alguien que se acerca a descubrir la escena.

Ella me apartó con un empujón. Estaba muy agitada. Se tocó el labio para luego ver sus dedos manchados de sangre. Me miró con los ojos aguados por el dolor.

- ¡Jueputa! esto me va a durar una semana. ? dijo mientras se mordía tratando de parar la sangre-

Se acomodó la falda y se fue. Mis manos temblaban. Regresé al baño y  me miré fijamente a los ojos esperando que el sujeto que se reflejaba me dijera qué había acabado de suceder. Sentí muchas cosas excepto remordimiento. Tenía mi corazón a mil y ahora quería más. El resto de la noche estuve evasivo y sudando frío.

Desde ese día nos enviábamos mensajes cada tanto con frases provocativas. Comencé a frecuentar más la universidad y a hablar con ella mientras tomábamos café. De alguna forma le dije que quería tener sexo con ella, que la deseaba intensamente. Dijo que iría a mi casa el fin de semana.

Después de haber terminado nuestro primer encuentro, aquel sábado en la mañana, ella se acostó sobre mi pecho, o yo sobre sus piernas, no lo recuerdo. Nos quedamos en silencio, abrazados, por 6 minutos, mientras le besaba tiernamente su cuerpo.

- Yo pensé que todo era una trampa? -Ella rompió el silencio-

- ¿Una trampa? ?Respondí sin demostrar importancia-

- Sí, que cuando llegara Mariana iba a estar aquí

- ¿Y yo por qué haría eso?

- Porque los hombres son muy hijueputas

- Pues no. Yo no haría eso.

Con el paso de los días nos veíamos más seguido y los momentos se hacían cada vez más intensos. Por alguna razón, buscábamos más adrenalina; nos arriesgábamos más, hasta tal punto de agarrarle las nalgas en plena calle e incluso besarnos en pleno café cuando su novio o Mariana estaban a unos cuantos metros.

Pasaron varias semanas antes de volver a concretar otro encuentro sexual. Nos volvimos a ver, esta vez en su casa. Llegué a tiempo, pero esperé 13 minutos en una tienda cerca a su casa.

Consideración No. 5 Cuando un hombre es demasiado intenso, da la sensación de estar desesperado, de estar  hambriento y, por lo tanto, no come.

Cuando me abrió, noté una leve sonrisa en su rostro. Tenía puesta un pijama corto que se abría en el centro y dejaba ver sus piernas y parte de su abdomen. Miró hacia los lados, buscando algún vecino indiscreto, tomó mi mano y me haló. Cerró la puerta de golpe y contra ésta me besó apasionadamente, mordiendo mi labio y jugando con sus manos. Para ese momento yo ya estaba duro.

- ¿Quieres tomar algo? ? era bastante raro que ella me hablara así-

- Agua está bien, gracias. ? Respondí con cierto aire de satisfacción-

- Tengo whisky?

- ¡Con hielo, por favor!

Me trajo un trago y me guió hasta el tercer nivel. Cerró y puso el seguro. Su habitación era pequeña y acogedora, tenía alfombra gruesa y unos cuántos peluches sobre una silla, su cama estaba sin arreglar. Bebí un poco y puse el vaso sobre un escritorio lleno de papeles y fotos. Ella saltó y se metió debajo de las cobijas invitándome a seguirla. Me quité los zapatos y el saco, toqué el bolsillo de mi pantalón para estar seguro de que traía condones.

Esta vez fue distinto. Quería tomarme el tiempo para ver su cuerpo, sentir de nuevo su piel;  sentir sus nalgas en mis caderas; sentir cómo sus piernas apretaban mi rostro mientras ella se perdía en placer del sexo oral; ver cómo arqueaba su espalda después de cada squirt? eso era placer de dioses.

A pesar de no ser tan agresivo, sus nalgas quedaron rojas y su espalda marcada, con la diferencia de que esta vez no había sido un encuentro netamente carnal. Ambos lo sabíamos pero ninguno quería aceptarlo.

Consideración No. 16. Preguntar en qué lugar de su cuerpo desea que eyacule es un protocolo que da caché y buena imagen, sobre todo si ella carece de escrúpulos.

Me dijo que en sus senos. Así que me puse sobre ella y me recosté en sus piernas que estaban flexionadas. Agregó un poco de lubricante a sus manos. Sus movimientos eran muy placenteros. De vez en cuando cambiaba de mano.

- Oye, me cansé? -dijo mirándome a los ojos-

Consideración No. 23. Es de caballeros ayudar a las mujeres cuando tienen la mano cansada de tanto masturbar al hombre.

Le guié con mis manos mostrándole la manera y el ritmo preciso para que yo terminara más rápido. Después de unos minutos, sentí que estaba a punto de llegar. Me alcé un poco y dejé salir mi fluido vital, llenando su abdomen, senos, cuello, cabello, espaldar de la cama y almohada.

- ¿En dónde hay papel? ?Pregunté mientras le sostenía sus manos-

- Está en el baño ? respondió mientras miraba su cuerpo-

Consideración No. 18. Ayudar a limpiar el semen después de eyacular sobre ella, siempre será un acto bondadoso que suma puntos a la hora de evaluar su desempeño sexual.

- ¿Dónde dejo esto y el condón? ? dije con una bola en mis manos-

- Póngalos sobre la mesa que ahora los boto. ? de repente volvió a hablarme de usted-

- Puede conservar el condón de recuerdo? -me miró rayado- ¡está bien, era una broma!

Pasé los siguientes minutos recostado sobre sus senos acariciando suavemente su abdomen y cadera, pensando en todo y a la vez en nada. Esta vez el sexo había sido más tierno, y esto, claramente, no era bueno. No lo era porque se suponía que todo era algo netamente sexual, producto de algún ciclo hormonal, un deseo, una aventura que se volvía cada vez más adictiva por tanta adrenalina que liberaba. En ese punto entendí que me estaba enamorando y dije para mí mismo, ?Mierda,  esto va a ser un problema?.

Al igual que la primera vez, nos bañamos juntos. Mientras el agua caliente ayudaba a empañar los vidrios, me preguntaba qué tan dispuesto estaba a dejar a mi novia e iniciar una relación extraña con Gabriela. Pero en el fondo sabía que no funcionaría, ella no iba a dejar a su novio, que por cierto, comenzaba a sospechar que algo raro estaba pasando, sobre todo por la distancia sexual que había últimamente, pues resultaba mejor para ella lidiar con la falta de apetito que tener que explicar las marcas y moretones en su espalda y piernas.

Consideración No. 21 cuando dos amantes creen que las cosas van bien es porque en realidad todo está a punto de terminar.

Los siguientes días pasaron tranquilamente. Sin embargo, la presión comenzó a aumentar porque el novio de Gabriela se había puesto demasiado intenso. Sospechaba de algún tipo de infidelidad, aunque claro, yo no estaba en su lista, era demasiado torpe para darse cuenta de que me follaba a su novia. Pero esta situación tensó la relación con mi amante; ella no era de dar explicaciones ni de soportar dramas.

No entraré en detalles sobre lo que pasó en las semanas siguientes, solo diré que la vida es un chiste que a veces resulta pesado. Me enteré de que mi novia tenía un romance con un sujeto que trabajaba en la misma empresa que ella, un tal Lucas. Yo no podía hacerle ningún tipo de reclamo, no tenía la moral para hacerlo, pero lo hice. Mariana decidió terminar la relación porque, según ella, estaba confundida, atribuyéndome la culpa por estar tan descuidado con ella. Gabriela decidió mandar todo a la mierda porque decía que no quería perder a su mejor amiga y que amaba a su novio. Traté de convencerla, relatándole lo que podría pasar en un tercer encuentro o en las historias que tendríamos juntos. Me quedé solo.

La historia podría decirse que acabó aquí. Ciertamente no volvimos a vernos ni a hablar. Poco después se comprometió con su novio. Mariana comenzó a salir formalmente con Lucas. De vez en cuando me cruzo con Gabriela y siento un vacío en mi estómago. Supongo que son vestigios que quedan de historias imaginadas que se cumplieron a medias y terminaron mal. 

De esta aventura saben muy pocos, tres o cuatro personas como mucho. Juré mantener en secreto a los actores de esta tragicomedia. Es momento de confesarles un pequeño detalle que, hasta cierto punto, cambia el sentido de todo. Esta historia me la contó una mujer. Fue ella quien se folló al mejor amigo de su novio y quiso relatarme lo que pasó. Le dije que la escribiría a mi nombre y en primera persona sin cambiar mucho los hechos. Ella estuvo de acuerdo.

Escrito por Erik Vallejo 


Si te gustó compártelo en tus redes sociales, déjame un comentario o simplemente envíaselo a un amigo. Gracias por leer. 
Read more [...]

Y si nos ponemos hot?


Hola poringuer@s, antes que nada muchas gracias por tantos msj y comentarios, me encanta q me escriban!... me encanta leer todas las cosas que me ponen sobre todo cuando estoy trabajando... me pego unas calenturas!!
Estas fotitos las saqué el finde... estaba aburrida... me empecé a exitar un poquito y me dieron ganas de desnudarme para ustedes!..
Espero que les gusten

Besitos!!


Seguir leyendo... >>


Read more [...]

San Valentín: día nacional para tener sexo



Querido lector. Si usted tiene novia y piensa regalarle flores o chocolates el próximo 14 de febrero, por favor no pierda el tiempo leyendo esto y mejor done el 10% de su sueldo a una iglesia cualquiera, eso le hará más feliz. Si no sabe qué pasa este día, ha fracasado como internauta, como amigo y como amante. Es usted una vergüenza para nuestra patria. Si cumple años este día, será engañado con el regalo. Si piensa proponerle matrimonio a su pareja, mi más sentido pésame por estar tan engüevonado. Si tiene una entrevista de trabajo, llévele una rosa y un chocolate al tipo que será su jefe. Si tiene que ir a estudiar, escríbale una carta a su enamorada y recítesela en plena clase (asegúrese de hacer un vídeo y luego me lo envía). Si está solo y quiere conquistar a una chica, acá le diré cómo hacerlo. Si odia esta fecha porque se siente solo, córtese las venas. Si le da igual este día, probablemente se quede soltero y termine masturbándose en el baño del geriátrico con un infarto por culpa del viagra. 


Día de San Valentín. ¿Qué carajos es eso? ¿Por qué hay tantas parejas besándose, chocolates, flores y condones por ahí? ¿Por qué nadie me lo contó? ¡Esto está genial! Ahora tengo dos días, solo que ahora sin ese ridículo juego del amigo secreto. ¡Qué Maravilla! 14 de febrero ¡La mejor oportunidad para (acostarme con ella y tener sexo salvaje) decirle que la amo! Flores, chocolates en forma de corazones, un aroma dulce y parejas felices. El día perfecto para Romeo y Julieta. ¡Oh, el Amor, el Amor! como diría Pepe Le Pew.

Repasemos algo de historia porque soy mamerto. Para quienes no lo saben, este día se celebra desde la época del imperio romano. Claudio II prohibió que los jóvenes se casaran, porque pensaba que así lograría liberarlos de ataduras y convertirlos en mejores soldados. Pero como en toda época, llegó un rebelde, San Valentín, un sacerdote que no estaba de acuerdo con esta norma. Fracasó en el intento de ayudar a los jóvenes, lo mataron y le dieron el día en su honor. ¡Qué historia tan conmovedora! Los años pasaron y poco a poco, especialmente, en los países anglosajones se fue arraigando una tradición romántica. 


Hoy por hoy, para algunos, es un día comercial. Otros piensan que es una fecha ideal para demostrar amor. Para mí es una cínica e inocente mezcla de las dos. Y digo inocente, porque me parece una buena excusa para tener una noche erótica y sexual así sea justificada por un regalo. Flores, chocolates, condones y una celebración anglosajona... suena bonito. Pero hoy quiero contar lo que sucede en mi país. Algo que no puedo dejar pasar así como así. 


¡Bang! ¡directo al hipotálamo!



Soy colombiano y acá se celebra el 14 de febrero, porque nos hicieron creer que celebrar una fecha de allá nos convierte en gringos, que es lo mejor que nos pudo haber pasado; somos como los hijos que jamás reconocieron. Ya saben... por eso de que todo es mejor por allá y por estos lados todo está peor. Acá se celebra y es muy lógico, descendemos de una raza pura, la inglesa (bueno, en realidad no. Somos una mezcla de todo, un caldo revuelto, pero... eso es la misma vaina. Lo mejor es sentir que somos gringos). En Colombia muchos celebran el 14 de febrero; sería un acto horrible no honrar a nuestra patria hermosa, la del norte, esa de las estrellitas en la bandera. En este pueblito se celebra el Día de San Valentín porque podemos vender muchas flores y obviamente eso es lo que sostiene a la gran y poderosa economía colombiana. A demás hay muestras de afecto puro (sí, puro cuento pa'coger esta noche) y bueno... ¿Qué mejor forma de demostrarlo con flores, chocolates y tarjetas con lindos dibujitos? Pero no todos cuentan con la suerte de tener una pareja a quién regalarle flores. Para muchos, esta es una fecha deprimente producto de la soledad y la soltería en dieta (aclárese, soltería en dieta es no haber sentido en términos sexuales, cuerpo de mujer o de varón en un largo periodo de tiempo).  Y entonces aparecen, como acto de rebeldía pura y odio hacia Cupido, frases, publicaciones y estados por toda la red escritos por los "solteros por siempre". Los atormentados y castigados por Venus. Aquellos vírgenes que desean cariño y afecto. Pero ¿qué más da? ya viene siendo hora de enviarnos a nosotros mismos flores con bombones de chocolates, prepararnos una cena romántica y, de remate, una hermosa orgía con Manuela y Magnolia. Luna sabe de estas cosas.


Dicen que el amor no se puede comprar. Pagamos por sexo y pornografía, pero nunca por amor. Gastamos dinero en regalos para conquistar a esa persona que nos gusta y que altera nuestros niveles de dopamina, serotonina, oxitocina y demás hormonas que controlan nuestras emociones. Esta es otra razón por la cual debemos celebrar este día. Eso sí, use condón o solamente admita blowjobs, tengo un amigo, Juan Camilo, él sí que es experto en esos asuntos, o bueno, en realidad es la novia.

En fin. Tengo que admitir que comienzan a fastidiarme todos aquellos que critican esta fecha ¡Idiotas! se burlan solo porque no tienen a quién amar. Inmaduros, tontos, solterones e invertidos. Deberían respetar a todos aquellos que consideramos esta fecha como el día nacional, el día típico del sur de Gringolandia. A demás, deberíamos tener en cuenta que arriba celebran el 20 de septiembre en honor a nosotros. Para ellos es incluso más importante que el día de San Valentín. ¡Es obvio! ¿No han visto a todos esos estadounidenses dando flores y chocolates, tomando aguardiente y visitando moteles baratos  ese día? ¡Já! Se nota que no saben nada de fechas especiales. 


Como decía mi abuelita, ?cada loco con su costal? quien desee celebrar este día, puede hacerlo. Quien no quiera, no lo haga. Eso sí, reciba cuanto dulce y galguería le ofrezcan, y por supuesto, si de esta celebración depende una noche llena de lujuria y pasión, ni se le ocurra salir con excusas pendejas ni mucho menos se ponga a escribir un texto hablando sobre esta fecha. Lo mejor es que la invite a ver Cincuenta Sombras de Grey para luego proponerle una deliciosa sesión de palmadas. Ah, se me olvidaba, acá hay unas muy mojigatas que le dirán que no, que quieren llegar vírgenes al matrimonio. Paja entonces, mijo.


A propósito, si esperaba que le contara de alguna fórmula romántica para (acostarse) conquistar a la mujer de sus sueños, le recomiendo que primero consiga una gran fortuna, un Ferrari, una mansión, un traje de 10.000 dólares y créame... no necesita más. ¿Que eso es mentira? Ah, yo no sé, no conozco al primer multimillonario soltero. ¡Disculpen mi comentario! luego me tildan de machista y de sexista. 


Read more [...]

Dejaba de estirarme el caucho porque Dios me observaba desde su silla en el cielo



No suelo contar públicamente mis experiencias sexuales. En ocasiones salgo con algún chiste malo, de esos que tanto me gustan, refiriéndome a alguna anécdota o historia de un amigo, sin embargo, quienes me han escuchado hablar sobre sexo, uno de los temas que más me apasiona, saben que por lo general no doy nombres ni especificaciones. Hablo siempre en tercera persona y cambio los nombres por respeto a la intimidad de ella y la mía. Sin embargo, hoy voy a relatar lo que en alguna época me sucedió, por aquellos años de colegio,  que ahora recuerdo con gracia.


Estudié 12 años en un colegio católico, de esos que obligaban a rezar un padrenuestro al inicio de cada clase y dedican una hora a la semana para ir a misa. Yo era la clase de compañero que muy pocos tolera, no solo por mis comentarios inoportunos, sino por mi constante discurso religioso, mi arrogancia y sobre todo porque jamás fui de tener muchos amigos. Sí, sí. Lo admito, yo creía ciegamente en Dios y todo su poder. Era un fiel seguidor de su Hijo, la Virgen y el Espíritu Santo en forma de palomita; iba todos los domingos a la iglesia y como buen creyente, siempre descargaba mis problemas en los hombros del barbado que vive en el cielo.


Tenía unos 13 o 14 años. Cursaba el grado octavo. Mis compañeros tenían edades más o menos iguales y por culpa de las hormonas, el grupo en el que estaba era uno de los más conflictivos y difíciles de manejar, ¡estábamos creciendo! jolgorios por todos los lados y rebeldía en cada palabra que se pronunciaba. Ya aparecían las primeras marcas del vello facial y quien tenía bigote, por muy leve que fuera, era víctima de apodos y de burlas: el tres cejas, Doctor Zoidberg, Mario Bros, bigote de brocha, bigote de lulo y un montón más. Las conversaciones se cortaban por culpa de esos gallos agudos que cambian la voz. Pero lo que más recuerdo es a dos profesoras, Ana María y otra cuyo nombre olvidé. ¡Qué mujeres! la primera, chaparra y tetona ¡qué tetas Dios mío! ¡qué tetas! y tenía un trasero que provocaba los pensamientos más perversos que pueden pasar por la mente de un muchachito de 13 años. La segunda, ¡Viviana! así se llamaba ¡cómo olvidarla!  alta, delgada y con unas piernas   firmes, marcadas, deseables; hacían saltar a todo el salón cuando iba en falda y dejaba al descubierto sus pies, y digo que hacía saltar a todo el salón porque el colegio era masculino, o sea, solo estudian hombres. Pero volviendo a los pies: hermosos, excitantes. ¡Malditos fetiches de la pubertad! Hormonas, hormonas y solo hormonas se respiraba y transpiraba en esa época. Era muy común escuchar entre voces perdidas, las maravillosas experiencias sexuales del fin de semana. A los 14 años ellos tenían orgías novelescas con cuanta mujer conocían, en especial con Magnolia y Manuela, los  primeros amores de muchos. Dos lindas chicas que hasta hace poco, mi amiga María Antonia ignoraba inocentemente. ¡Qué época! ¡qué profesoras! ¡qué desmesura! ¿y por qué les estoy contando esto? ¡Ah, sí! por la masturbación, el tema central de este texto.


¡Oh, gran amiga! aquella que es mi mano derecha. Pan de cada día y el único remedio para conciliar el sueño. Una, dos y hasta tres veces al día se podía perder uno en recuerdos e imágenes mentales de aquellas profesoras ¡esas tetas! ¡esas piernas! ¡Oh, por Dios! todo un mundo de posibilidades para satisfacer la tensión sexual consecuencia de la pubertad. El salón vacío, ellas y yo, sobre el escritorio, a la vez ¡qué sueños! Sin embargo, en medio de mi fidelidad a Dios, había algo que me atormentaba, era inevitable. Castigado por la evolución y en la mira de una sociedad fanática y resentida, mis manos era satanizadas por todos aquellos mitos que ponían en duda mi integridad moral. Pelos en las manos, ¡qué cosa más horrible! acné, tembladera, ceguera y posesión demoniaca: todo era por culpa de la masturbación.


Era un muchachito con un bulto de ladrillos en la espalda. Un miserable ser humano arrastrándose y comiendo el polvo pecaminoso que la religión había puesto en mis actos. Estaba entre la espada y la pared, o mejor dicho, entre Dios y mis manos: por un lado, esa estúpida creencia religiosa y el moralismo extremo, por el otro, la inevitable pubertad que me ofrecía la posibilidad de sentir el placer que produce un orgasmo, aún cuando fuera por la paja. ¿Se imagina cómo me sentía yo, al momento de confesarme frente a un cura, y saber que debía decirle que había cometido actos impuros?  ¿Se imagina el cargo de consciencia tan grande que sentía después de haberme masturbado? Me sentía sucio, pecaminoso, una porquería. Y era mucho peor cuando se venía a mi mente esa sensación de ser observado y dejaba de estirarme el caucho porque Dios me observaba desde su silla en el cielo.  Recuerdo que en una ocasión el Padre William me dijo ?No puedo creer que el hijo de tan magníficos padres sea capaz de romper el lazo amoroso con Dios cometiendo semejante acto demoniaco y pervertido?. Esto me marcó; era el peor ser humano de este mundo, un vil lastre para esta sociedad. Pero tarde o temprano las hormonas volvían a subir, el deseo me vencía y terminaba haciendo solitos para luego arrepentirme.


Imagen extraída de: http://cienciaseminal.com/2013/07/08/sexologo-demuestra-correlacion-entre-la-masturbacion-compulsiva-y-la-falta-de-sentido-del-humor/

No olvido aquella vez cuando le pregunté a mi profesor de religión por qué era pecado la masturbación, y su respuesta fue simple: ?es un acto egoísta, donde se busca solo el autoplacer? claro, siendo un siervo del Todopoderoso, asentí sin reproche. Unos años después me hice algunas preguntas: ¿Significa que debo anteponer el resto de la sociedad, el resto de los humanos, sobre MI cuerpo, MI sexualidad y la posibilidad que tengo de sentir placer? Y si así fuera, ¿entonces por qué carajos es pecado el sexo antes del matrimonio? Es decir, no puedo disfrutar del sexo responsablemente con otra persona ni tampoco puedo masturbarme porque es egoísta. ¿Cómo alguien puede pensar que esto tiene sentido? ¡Qué estúpido!  No logro comprender cómo logran desligar la parte sexual del humano. No hay drama con aquellos que practican la abstención por alguna decisión personal, pero ¿por qué tienen que juzgar y tratar de dañar moralmente a aquellos que disfrutan conscientemente de su sexualidad? ¿Por qué se empeñan en satanizar el sexo? ¿por qué sesgan a los homosexuales, lesbianas, bisexuales o incluso a aquellas mujeres que simplemente quieren disfrutar del placer de un orgasmo? imponer un peso moral sobre la sexualidad solo limita la capacidad de goce y sin dudas trae problemas y represiones.


El Ser Humano es un animal totalmente sexuado; el sexo es inherente a su vida y desarrollo como sujeto. Muchísimos autores han tratado el tema de la represión y sus consecuencias en las diferentes extensiones del hombre. La historia demuestra que los pueblos que han tenido educación sexual basada en la responsabilidad y el goce, han tenido menos índices de embarazos no deseados, abortos e infecciones de transmisión sexual. Toda persona de este planeta, sin importar su orientación sexual, sin importar sus gustos, tiene el derecho a disfrutar de su sexualidad con la única obligación de ser responsable. Es algo natural, que se conjuga con el concepto de hombre como ser vivo y social. Y por fortuna de quienes defendemos a toda costa la sexualidad y para desgracia de la religión, en condiciones sanas, jamás se podrá suprimir la parte sexual del humano. Lamento inmensamente que mucha personas repriman su sexualidad, espero que no siempre sea así.


¡Qué tetas por Dios! es que aún las recuerdo y me ponen tieso. ¡Ay, y esas piernas! vea, ¿si ve? ahora me toca ir al baño.




"¿Que el sexo prematrimonial es pecado? No existe el sexo premarital si no tienes intenciones de casarte."

Matt Barry





Tw: @DrRascawillie 

Read more [...]

Se dice que las mujeres son PUTAS incluso antes de nacer



?[?] todo el mundo dice que somos las puticas... Yo, por ejemplo, siento que ya no soy persona... me tocó esto y no hay nada que hacer?. Testimonio de una niña de 15 años que por desgracia (y la voluntad de Dios) terminó en el mundo de la prostitución.


Hace poco hubo una noticia muy ruidosa en Colombia sobre una práctica sexual entre jóvenes. ?La ruleta? un juego popular que consiste en formar un círculo de mujeres mientras hombres -que bailan en el centro- las penetran al ritmo de la música y van rotando; quien eyacule pierde, así, el ganador será el tipo que más tiempo resista. Y resulta obvio que haya sido titular; cualquier noticia que involucre la palabra ?sexo? vende. No se puede hablar de eso, pero si nos dan un papayazo ¡Bang! Morbo y amarillismo ¡Jóvenes pervertidos! Y cualquier otro término peyorativo. Me da por pensar que quienes comenzaron con el escándalo fueron ancianos. Ellos porque sienten envidia al ver a esos jóvenes vigorosos con sus erecciones rígidas y potentes. Ellas porque saben que nadie les haría el favor (aunque hay gente pa? todo) de explorar en aquel lugar donde rara vez llega la luz del sol.

Al comienzo quise hacer un análisis psicosocial sobre esta práctica tratando de encontrar alguna relación entre la represión sexual y ese conservatismo nauseabundo que se respira en este país. Pero hubo un acontecimiento que cambió el rumbo de mi pequeña investigación. Conocí a dos paisas, Yenni y Monica, residentes en Medellín. Les pregunté sobre el tema y sorprendentemente  me dijeron que no tenían mucho conocimiento al respecto y que apenas  se habían enterado del escándalo por televisión. Aseguran que no es tan ?popular? como lo hicieron ver (confirmando una vez más el amarillismo que manejan los canales colombianos). Era más bien ?según ellas- un juego que pudo haber sucedido  dos o tres veces entre algunos adolescentes y a partir de esto se armó toda la parodia, que en lo personal me pareció muy dramática y cirquera. Lo que más gracia me causó fue que en medio de la tragedia que formaron, el titular decía ?juego en donde ni siquiera saben quién es el padre? Como si lo único o lo más importante del asunto fuera el anonimato del futuro papá ¡estos medios de comunicación siempre tan preocupados por el futuro de los niños con familias disfuncionales!

Días después salió una crónica sobre unas niñas involucradas en prostitución con mineros en Segovia. Bastante delicado el tema ya que involucra abusos sexuales y otros delitos de lesa humanidad; un texto difícil de digerir (Ver noticia aquí). Y como vivimos en el país del sagrado corazón, donde todo es un circo y una parodia del más grueso y repugnante humor, sale el alcalde, Jonhy Alexis Castrillón diciendo que ?en el pueblo no hay prostitución porque las mujeres son muy calientes y no necesitan que les paguen?  ¡Ayyy qué rico!

Y después me puse a leer noticias relacionadas en busca de algún patrón o una señal que me permitiera hacer una buena crítica. Fue allí donde descubrí que en Colombia las mujeres o son esclavas del hogar o son unas degeneradas. ¡Putas! de la misma calaña que los maricones y los oscuros (aclarando ante todo que en este país no existe la homofobia ni el racismo; si usted llega a ver algún acto discriminatorio, recuerde que es producto de su imaginación). La culpa de todo la tienen ellas, que incitan y provocan a los hombres. Sobre todo si se permiten cierto grado de libertad sexual ¡eso sí es el colmo! La mujer que disfruta de su sexualidad es tildada de furcia y zorra; si hoy tiene relaciones sexuales con un hombre, es una mujer fácil y una ramera. Si en una semana se acuesta con otro hombre entonces es una reputa. Y si en dos semanas se acuesta con otro hombre diferente, ¿cuánto cuesta? Y esa es la razón del título de este texto; la mujer es una puta incluso antes de nacer, por eso hay que encontrar la manera  de reprimir esa parte natural del ella. No se puede permitir que ella piense, hable o desee ?cualquier cosa relacionada con- sexo. Hay que hacerle una ablación mental (para desgracia de algunos, la del clítoris está prohibida? excepto si hace parte de alguna comunidad indígena ?porque a ellos hay que protegerlos, respetarles sus derechos y todo eso-). Cuántas veces he escuchado la misma frase, ?póngale cuidado a esa niña que dentro de poquito termina embarazada? ¡son ellas! Solo ellas tienen la culpa. La mujer ha sufrido el peso de una sociedad machista, en donde se educa a las niñas para que no sean violadas en vez de educar al niño para que no viole (Acá llegan los genetistas, algunos religiosos,  a decir que los violadores tiene un gen violador). La sociedad está tan reprimida que ahora parece un cúmulo de enfermos que solo buscan satanizar el sexo y siempre negar la posibilidad al resto de disfrutar sanamente de la sexualidad.

Y  acá quiero aclarar que otra de las intensiones del escrito es tratar un tema más peligroso y delicado: la educación sexual, que en Colombia ha sido manoseada, pervertida y golpeada; es un tema prostituido y deformado por un moralismo asqueroso defendido por algunos homofóbicos y reprimidos que se sientan cómodamente en las sillas del congreso, senado - o cualquier otra estancia de la corrupción- y que tienen como objetivo castrar a toda esta manada de sujetos liberales, progresistas o gente del común que busca defender las libertades y derechos fundamentales. No se puede permitir que estos expositores excrementales sigan haciendo del congreso una iglesia. Cómo sería de diferente este país si personas como el HP (Honorario Parlamentario) de "Don Lein" aceptara públicamente su adicción a la sodomía  y su problema de disfunción eréctil.

No pienso desgastarme contando sobre la infinidad de estudios y tratados que se han escrito acerca de la importancia de la educación sexual (no solo durante la pubertad sino durante toda la vida) porque sé que ni eso ayudaría a cambiar el pensamiento conservador y moralista de algunos. Admito que mientras escribía este texto, logré exaltarme y  se me antojaba una especie de ira al recordar las sandeces y miles de tonterías que he escuchado sobre el tema. ¿A quién se le ocurre dar clases de educación sexual y salud reproductiva? ¡Solo a los pervertidos, morbosos e invertidos! No se le puede abrir los ojos a una vacaeso sería incitarlos a que tenga relaciones sexuales a temprana edad  ¡qué horror!

 La falta de educación sexual está directamente relacionada con embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual  y abortos. Si a un joven se le educa para que cuide su cuerpo, respete su integridad y disfrute responsablemente de su sexualidad, sin ninguna duda, tendrá consciencia a la hora de tener relaciones y será consecuente con sus decisiones. Pero en Colombia se maneja una doble moral (en todo). Por una parte se prohíbe hablar de sexo y se coarta la libre expresión de la sexualidad; por otro lado, las niñas en navidad reciben de regalo bebés, cocinas y lavadoras. Pero eso es muy lógico, hay que enseñarlas desde chiquitas para qué es lo único que sirven: ser esclavas de la casa y complacer a su marido, ¿para qué más puede servir una mujer?  Al niño se le dan carros, balones y figuras de acción, porque eso es de varones. A las niñas hay que darles una muñeca perfecta y comenzar a moldear su mente para aquel estereotipo, ¡y eso que en el mejor de los casos!


Se nos educa para avergonzarnos de nuestro cuerpo; es inmoral mostrar nuestras partes íntimas, porque esa es una zona sucia y prohibida. Las palabras pene, vagina, condón y penetración han sido borradas del diccionario coloquial colombiano. Se prohíbe tener relaciones sexuales porque es un atentado contra la integridad del humano, pero también está prohibida la masturbación porque es ?un acto egoísta? Así que la única solución es reprimir todos esos deseos. ¡Pobre de la mujer que sea lesbiana! Ella sí tendrá que soportar muchos más desprecios (aunque será la inspiración de muchas pajas del tipo que se imagina haciendo un trío o del macho muy macho que sería capaz de hacerla cambiar de orientación)
Yo quiero darles un consejo a todas las mujeres mayores que lean este artículo. Si usted señora, es una reprimida sexual que agarra una cruz y reza cuando siente deseos, ¿por qué no se corta las venas? deje de reprimir a las demás mujeres; si tiene un marido que le da un pésimo sexo, entonces consígase a otro pero no se convierta en una represora. Es más, si lo que busca es a un hombre joven que le haga ver las estrellas con un orgasmo, tengo un par de amigos que pueden ayudarle con eso, estoy seguro que Don Luis no se negaría.

El error de muchos padres es olvidarse de lo que ellos vivieron, de todos esos cambios fisiológicos por los que pasaron. Uno a la edad de 15 años, con una sobredosis de hormonas y en plena pubertad, solo quiere meterlo en donde sea. El peso social y ese cargo de consciencia se mezclan con la represión y se convierte en una bomba de tiempo. Cuando llegue el momento, no hay regla, norma o ley que detenga lo que se aproxima. ¡Es muy obvio! Y parece que algunos se han puesto una venda en los ojos a propósito. Por naturaleza, lo prohibido es lo más atractivo. Las niñas que más han sido sobreprotegidas son las primeras en caer y lo sé porque en algún tiempo tuve amigas que pasaron por esto y que ahora son unas putas.
Imagínese una joven que a los 15 años quiso explorar y sentir los placeres que brinda el buen sexo; y por cualquier razón quedó en embarazo. He aquí el primer problema: embarazo no planeado y en la mayoría de los casos, no deseado. El miedo se apodera de ella y decide abortar, entonces se presenta el segundo problema: en Colombia el aborto no es legal del todo, lo que significa que esta niña se practicará uno de forma insegura y peligrosa. Entonces, ¿no es la falta de educación sexual el primer factor que contribuye a problemáticas como el embarazo no deseado y el aborto? Una niña que se eduque para que respete su integridad y disfrute responsablemente del sexo, es una mujer con muchísimas menos probabilidades de que cometa el error de acostarse con un hombre sin protección o sin estar consciente de lo que hace. Sé que más de uno no estará de acuerdo y lo entiendo perfectamente, porque ?como decía Erykah Badu-  ?la gente está incómoda con la sexualidad que no es para consumo masculino?

Siempre he sido un crítico de los artículos largos (porque sé que en Colombia no los leen)  y por alguna razón, este fue un poco extenso. Ojalá leer y escribir fuera tan popular como ?Colombia tiene talento? o tan rentable como hacer una novela sobre paramilitares. ¡Qué le vamos a hacer! Hasta rezar es más común que leer. ¿Será que por eso hay tanto creyente y tan poco crítico?

Finalmente, a la mujer le doy un consejo: disfrute del sexo, mastúrbese, conozca su cuerpo ¡explórelo!  Sienta, grite, gima, ríase, dóblese, salte, rasguñe, respire profundo y siempre sea responsable. No se avergüence de su cuerpo y cuando quiera tener sexo hágalo con tanta pasión como pueda; eso sí,  a todo hombre mal polvo muérdale un testículo y riegue el chisme ¡pa? que se componga!


Tw: @DrRascawillie
Read more [...]